Martes, 24 de Mayo de 2011

Estudio asocia la enfermedad de Crohn con la depresión infantil

Reuters ·24/05/2011 - 18:26h

Por Genevra Pittman

Los niños con enfermedad de Crohn serían más propensos que el resto a tener ansiedad y depresión, según publica American Journal of Gastroenterology.

"Eso no quiere decir que toda persona con la enfermedad desarrollará depresión", dijo Lesley Graff, psicóloga de la University of Manitoba, en Canadá.

Pero, "es muy importante que los gastroenterólogos no se concentren sólo en los síntomas intestinales, sino que también detecten los síntomas depresivos", agregó Graff, experto en la enfermedad de Crohn, pero que no participó en el estudio.

La condición, también conocida como enfermedad inflamatoria intestinal, causa inflamación en la pared del tracto digestivo, lo que produce síntomas como diarrea y calambres estomacales.

A veces, se trata con cirugía. Es una enfermedad crónica que padecen entre una y dos de cada 1.000 personas de Estados Unidos y suele aparecer al final de la adolescencia o el inicio de la edad adulta.

Pero, como escribe el equipo del doctor Edward Loftus, de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, los síntomas a veces son más precoces.

El equipo examinó recibos de atención médica de 2.100 menores de 18 años con enfermedad de Crohn y de otros 11.000 niños sanos, pero de la misma edad y género (grupo de control).

Desde el diagnóstico de la enfermedad, el equipo los controló a través de los recibos de atención médica presentados ante las aseguradoras durante seis meses para identificar las consultas por depresión y ansiedad o la indicación de un antidepresivo o ansiolítico.

Al 5,5 por ciento de los niños con enfermedad de Crohn se le diagnosticó depresión, y al 4 por ciento, ansiedad. En el grupo de control, menos del 3 por ciento tenía depresión y el 1 por ciento, ansiedad.

Los niños con enfermedad de Crohn corrían el doble de riesgo que el grupo de control de tener que tomar antidepresivos o ansiolíticos.

Graff comentó que aun se debate si la depresión y la ansiedad son por la enfermedad de Crohn o si las personas con síntomas depresivos tienen riesgo de desarrollar trastornos intestinales inflamatorios.

Esme Fuller-Thomson, asistente social experta en enfermedad intestinal inflamatoria de la University of Toronto, en Canadá, señaló: "Es lógico asumir que una enfermedad discapacitante como ésta cause depresión y ansiedad (...) Puede ser muy dolorosa y necesitar tratamientos importantes. Su curso es impredecible; esto explica parte de la ansiedad que produce".

Abbott Laboratories financió el estudio y tres coautores eran empleados de Abbott, que produce un fármaco (Humira) que se comercializa para tratar la enfermedad de Crohn.

FUENTE: The American Journal of Gastroenterology, online 3 de mayo del 2011