Martes, 24 de Mayo de 2011

Meditación ayuda pacientes con cáncer años después diagnóstico

Reuters ·24/05/2011 - 16:28h

Por Rob Goodier

Cursos semanales de meditación, yoga y comunicación pueden mejorar la calidad de vida de pacientes oncológicos muchos años después de ser diagnosticados, según indicó un estudio.

La investigación fue presentada en un encuentro anual de la Sociedad de Cirujanos Mamarios de Estados Unidos, en Washington.

"Es importante para los médicos saber que sus pacientes aun podrían sentir estrés psicológico y deben preguntarles sobre ello y tener recursos disponibles" para ayudarlos, dijo a Reuters Health la doctora Ruth Lerman, que dirigió el estudio en el Hospital William Beaumont en Royal Oak, Michigan.

"Creo que el valor médico de la meditación es destacable. Y que se está volviendo aceptable ahora en la medicina occidental", añadió

El equipo de Lerman dividió al azar a 68 pacientes oncológicas femeninas, 52 de las cuales habían sobrevivido a un cáncer de pecho, en un grupo terapéutico de 48 mujeres y una cohorte de control de 20 participantes.

El grupo sometido a tratamiento asistió a clases semanales de dos horas durante ocho semanas, mientras que la cohorte de control permaneció en lista de espera.

La edad promedio de las pacientes era de 58 años en ambos grupos, y los dos tenían tipos similares de cánceres. Las pacientes habían sido diagnosticadas un promedio de cuatro años antes de que comenzara el estudio.

Las pacientes del grupo terapéutico aprendieron herramientas de meditación y comunicación, y practicaron meditación en el hogar durante un promedio de media hora por día.

"Hay un cuerpo sólido y bueno de investigaciones sobre sus beneficios, pero los estudios no son tan rigurosos. Las personas en mi campo realmente quieren evidencia científica en lugar de informes anecdóticos", indicó Lerman.

Todas las pacientes calificaron su calidad de vida según cuestionarios específicos, denominados EORTC QLQ-30, SOSI, SCL-90-R.

Las pacientes del grupo tratado con meditación mejoraron significativamente en la mayoría de las evaluaciones. En cambio, no se registraron avances importantes en el grupo de control.

"El yoga y la meditación, incluso muchos años después del diagnóstico (de cáncer), parecen ser útiles para reducir la ansiedad", dijo a Reuters Health el doctor Sheldon Feldman, jefe de cirugía mamaria del Centro Médico de la Columbia University en Nueva York.

"Este fue un estudio privado pequeño, pero dado que fue randomizado, el impacto es significativo", añadió Feldman, también de la Sociedad de Cirujanos Mamarios, quien no participó de la investigación.