Martes, 24 de Mayo de 2011

Trabajo buscará la flexibilidad de las empresas sin desproteger al trabajador

EFE ·24/05/2011 - 07:15h

EFE - Los secretarios generales de UGT y CC.OO, Cándido Méndez (d) e Ignacio Fernández Toxo. EFE/Archivo

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, dijo hoy que si no hay acuerdo entre los agentes sociales para reformar la negociación colectiva, el Gobierno legislará con la intención de que las empresas tengan más flexibilidad pero sin desproteger a los trabajadores.

Durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Senado, y en respuesta a una pregunta del senador de CiU Jordi Vilajoana, Gómez dijo sobre la ultraactividad de los convenios (su renovación automática cuando expira el plazo de su vigencia) que no puede solucionarse "pura y simplemente haciéndolo decaer".

Al respecto, Gómez añadió que los trabajadores tienen que tener cobertura "siempre y en todo momento" y afirmó que cuando haya bloqueo en la negociación tiene que haber un sistema de mediación y arbitraje "automático, rápido y eficiente".

Además, abogó por incrementar la flexibilidad interna de las empresas para modificar las condiciones de trabajo de "forma más fácil", primando el acuerdo y, en su defecto, estableciendo sistemas de mediación y arbitraje.

"Estos son los principios que el Gobierno defiende y sobre estos principios son sobre los que legislará si no hay acuerdo", subrayó Gómez.

Vilajoana insistió en la necesidad "absoluta" de llegar a un acuerdo o de tomar decisiones si no se consigue, ya que, según indicó, de los cuarenta países económicamente más fuertes del mundo, solo Sudáfrica y España superan una tasa de paro superior al 20 %.

Para el senador de CiU, en materia de negociación colectiva, solo combinando conceptos de seguridad y flexibilidad, como han hecho los países nórdicos, y con subidas de los salarios basados en la productividad se conseguirá crear más empleo y al tiempo se beneficiará la protección social.

Por ello, instó al ministro a culminar cuanto antes la negociación colectiva para que los empresarios puedan mejorar su situación.

Gómez destacó la importancia y la trascendencia de ésta porque ha contribuido durante 30 años a la sostenibilidad económica y ha sustituido "conflicto por negociación", pero afirmó que ahora hay que actualizar las reglas y que tanto el Gobierno como los interlocutores sociales deben agotar su esfuerzo "al máximo".

Al ministro no le pareció "buena idea" comparar tasas de paro en países "tan diferentes" y, en este sentido, puso como ejemplo que España tuvo en mucho tiempo una tasa de desempleo que duplicaba la de Portugal, pero la inmigración "venía de Portugal hacia España".

Afirmó que hay avances dentro de la negociación en cuanto a "su estructura" y en la ordenación sectorial de la misma, dando más importancia al convenio de empresa y sectorial.

También en cuanto a dotar de mayor flexibilidad interna a las empresas para modificar las condiciones de trabajo de forma más fácil, primando el acuerdo y, en su defecto, estableciendo sistemas de mediación y arbitraje.