Martes, 24 de Mayo de 2011

Patxi López dinamita la hoja de ruta de Zapatero

El PSE propone elegir al sustituto de Zapatero en un congreso y evitar las primarias. La iniciativa es apoyada por Vara, Alarte y parte de Andalucía. Iglesias recuerda que los estatutos obligan a convocar las primarias

GONZALO LÓPEZ ALBA ·24/05/2011 - 17:47h

Tras el napalm que el domingo arrojaron los votantes sobre el PSOE, llegó la cerilla prendida desde la oligarquía dirigente del partido para hacerse con el control del poszapaterismo.

El lehendakari, Patxi López, lanzó ayer un torpedo contra la hoja de ruta diseñada por José Luis Rodríguez Zapatero para resolver su sucesión al reclamar públicamente la convocatoria de un congreso que elija ya al nuevo líder. La iniciativa de López, planteada como alternativa a las elecciones primarias, dificultaría notablemente el propósito de Zapatero de agotar la legislatura, ya que le dejaría a la intemperie política como presidente del Gobierno al verse despojado de la autoridad de ser el secretario general del PSOE.

El presidente acoge con malestar una propuesta que no conocía

El planteamiento de López "equivale a pedir la dimisión" de Zapatero como líder del partido, según subrayaron destacados miembros de la Ejecutiva, que no dudaron en calificarlo de "ataque al presidente", en cuyo entorno se aseguraba que no lo comparte y, además, está molesto.

La respuesta del presidente, a quien Patxi López no informó previamente, llegó, a primera hora de la noche, por boca de Marcelino Iglesias, secretario de Organización y portavoz oficial del PSOE: "Los estatutos fijan que cuando el presidente del Gobierno no se presenta a las siguientes elecciones, su sustituto se elige mediante un proceso de primarias".

La propuesta de López

Algunos dirigentes opinan que equivale "a pedir su dimisión"

La petición de Patxi López cuenta con el respaldo de la Ejecutiva del Partido Socialista de Euskadi (PSE), que la aprobó el lunes por unanimidad, según informa Guillermo Malaina.

"La respuesta a lo sucedido este domingo no pueden ser sólo unas primarias sin proyecto. Creo que se debe dar la mayor participación, no sólo en la definición del candidato, sino también en la definición de las propuestas, y esto en mi partido se hace en un congreso", argumentó López.

Fuentes próximas al lehen-dakari precisaron que la propuesta, que López defenderá el sábado ante el Comité Federal, es que el congreso se celebre antes de finales de año, y rechazaron que, aunque es notorio que sus preferencias se inclinan por Alfredo Pérez Rubalcaba, forme parte de una maniobra. "Ni lo habló antes con otros secretarios generales ni es un eslabón de ninguna operación", aseguraron estos interlocutores.

Los partidarios de Chacón ven otra maniobra a favor de Rubalcaba

De primarias, no, a congreso, sí

Sin embargo, para los partidarios de Carme Chacón se trata de una operación con una triple intencionalidad: maniatar a Zapatero, "intimidar" a la ministra de Defensa para que renuncie a disputar el liderazgo a Rubalcaba y propiciar que el vicepresidente pueda competir en 2012 no sólo como candidato sino también revestido con la autoridad de ser el secretario general del PSOE, el cargo en el que auténticamente reside el poder socialista.

De hecho, las primarias para elegir al candidato sólo han llegado a celebrarse en una ocasión, en 1997, cuando Joaquín Almunia las convocó para reforzar su legitimidad como secretario general y las perdió frente a Josep Borrell. Tras su elección como secretario general en 2000, la candidatura electoral de Zapatero nunca llegó a ser votada por los militantes, por falta de alternativa que reuniera los apoyos suficientes para disputar unas primarias.

La interpretación de los partidarios de Chacón era ayer compartida por otros destacados dirigentes próximos a Zapatero, que hasta ahora no se han decantado en el pulso por la sucesión, pero que juzgan "una deslealtad" la iniciativa de López y sostienen que no hay duda de que se trata de "una operación orquestada". "Es muy curioso que los que ayer decían que no a las primarias, ahora pidan un congreso", advertían.

Goteo de apoyos

La propuesta de López encontró rápidamente adhesiones en otras federaciones, como anticipo de lo que se prevé "un largo goteo" hasta el Comité Federal del sábado. En público o en privado, hicieron saber que la comparten los secretarios generales de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y de Valencia, Jorge Alarte.

Algún otro, al que se le pidió que se pronunciase a favor de esta fórmula, respondió que no hablará hasta el sábado y en el Comité Federal, pero se sabe que al menos parte de Andalucía el sector más vinculado a Manuel Chaves apoyaría también la idea del congreso. Alfonso Guerra, que siempre se ha pronunciado en contra de las primarias, igualmente juzgó "mejor" un congreso. Mientras, Alfredo Pérez Rubalcaba, José Blanco y Chaves guardaron silencio.

La batalla por la sucesión de Zapatero se mezcla ya con la confusión reinante entre los cuadros dirigentes, aturdidos aún por el shock del 22-M, que ha arrasado con un efecto corrosivo toda la estructura de poder territorial del PSOE, como nunca antes en la historia de este partido.

Contradicciones internas

La celebración de un congreso como alternativa a las primarias es, para algunos dirigentes, la forma más lógica de neutralizar el intento de Chacón de basar su candidatura en una renovación a fondo del proyecto. "Si lo que se pone en duda es el proyecto político, donde se define el proyecto es en un congreso, no en unas primarias", se alegaba ayer.

El debate sobre las primarias se trasladó ayer también al grupo parlamentario, donde hubo división de opiniones sobre si sería mejor celebrarlas antes o después del verano. Pero quien puso el dedo en la llaga fue la catalana Isabel López i Chamosa: "No podemos defender que nosotros tenemos el método más democrático para elegir a nuestro líder y luego hacer todo lo posible para que no se aplique".

Si se convocaran de inmediato, como ha planteado Zapatero, todo el proceso estaría cerrado a más tardar para el 10 de julio las otras dos fechas que se manejan son el 26 de junio y el 3 de julio. El Congreso requeriría 60 días si fuera ordinario y 40 días si se le quisiera atribuir carácter extraordinario.

Con congreso o con primarias, la cerilla ha prendido el napalm y las llamas no permiten ocultar el incendio.

Los argumentos de López

El lehendakari ha defendido en su blog la necesidad de "definir un proyecto que revitalice los valores de la izquierda" con el objetivo de regenerar "la oferta socialdemócrata con propuestas claras y comprensibles". Los cambios que necesita el partido, a juicio de López, "no se puede definir únicamente a través de unas primarias para cambiar de candidato". La elección de candidato y las propuestas son necesidades que, según el presidente de los socialistas vascos, deben traducirse en un Congreso. 

"Un Congreso tranquilo, con aportaciones y debates que clarifiquen todo el panorama completo: qué ofrecemos a los ciudadanos y quién encabeza el ofrecimiento", defiende Patxi López.