Miércoles, 16 de Enero de 2008

Los cartelistas daneses Surrend se inspiran en El Jueves para crear carteles antimonárquicos

EFE ·16/01/2008 - 18:33h

EFE - Portada del número 1574 de la revista humorística El Jueves, publicado tras el secuestro judicial del número anterior por incluir una caricatura de los príncipes de Asturias en la que aparecían en una postura sexual explícita.

El polémico dúo de cartelistas danés "Surrend" ha creado unos carteles satíricos para reclamar la abolición de la monarquía en su país, inspirados en las caricaturas de los Príncipes de Asturias de la revista española "El Jueves".

En los carteles, que han aparecido estos días colgados en las calles de Copenhague, se ven las cabezas cortadas de la reina Margarita II y el príncipe consorte Enrique junto a una guillotina y el lema de la Revolución Francesa "Libertad, igualdad, fraternidad".

"Queremos crear un debate en la sociedad sobre la monarquía, que para nosotros es una institución degenerada y antidemocrática, que contrasta con los valores defendidos por la Revolución Francesa", explicó a EFE Jan Egesborg, que con Pia Bertelsen forma "Surrend".

Egesborg confiesa que la idea nació tras la controversia en España por el caso de "El Jueves", que se saldó con una multa por injurias al sucesor de la Corona española, algo que el artista considera "incompatible" con una sociedad democrática.

"Todos los artistas satíricos sabemos que el poder está siendo más agresivo en Europa. No me sorprende que les abrieran un caso judicial, pero sí lo de la multa, es un escándalo. Es un dibujo simpático, ingenioso, que no dice nada que sea mentira", afirma.

El cartel de "Surrend" forma parte de una exposición que mañana se inaugura en la galería Larm de Copenhague y que incluye 12 obras, de las que otras dos se burlan de los príncipes Federico y Mary.

El motivo del cartel con la reina y su esposo ha atraído una considerable atención mediática y ha generado polémica por su tono.

"Se trata sólo de una imagen, queremos provocar un shock en la gente, que reaccione, que piense, no es que queramos convertirnos en los nuevos Robespierre", se defiende Egesborg.

El artista danés reconoce que atacar a la monarquía en un país en el que esta institución tiene gran arraigo puede ser "muy impopular", pero lo asume, y lamenta la desaparición en los últimos años en Dinamarca de un frente crítico contra este régimen.

"La monarquía danesa sabe presentarse de un modo simpático, sabe hacer propaganda de sí misma, aunque en realidad no sirve para nada y ofrece una imagen equivocada de país de cuento en el exterior. No es bueno para la democracia que no haya crítica", explicó.

Las reacciones contrarias hasta el momento se han limitado a algunos correos electrónicos a la web del grupo (www.surrend.org), mientras la Casa Real no ha querido pronunciarse sobre el tema.

La aparición de 12 viñetas de Mahoma en el diario danés "Jyllands Posten" en 2005 desencadenó una crisis entre el mundo islámico y Dinamarca y un duro debate sobre la libertad de expresión.

De ahí que Egesborg advierta de que sería propio de una "doble moral" prohibir su cartel, porque si está permitido burlarse del profeta, también lo debería estar hacerlo con la reina; "pero nunca se sabe, la libertad de expresión está bajo presión", añadió.

En sus dos años de existencia, "Surrend" ha compatibilizado las exposiciones con acciones artísticas contra gobernantes que considera "déspotas", lo que les han granjeado fama internacional, pero también problemas con el poder.

"Coló" en un diario iraní un anuncio aparentemente favorable a su presidente, Mahmud Ahmadineyad, que en realidad se burlaba de él; y repitió la jugada contra el jefe de la Junta Militar birmana, general Than Shwe, y el presidente ruso, Vladimir Putin.

El propio Egesborg fue arrestado en Viena el pasado mayo por la policía austríaca por pegar carteles críticos contra Putin durante una visita oficial, aunque finalmente el caso fue archivado.