Martes, 24 de Mayo de 2011

Blanco no desea "acuerdos entre bambalinas" contra las primarias

"Se van a convocar primarias, esas son las normas", ha reiterado el vicesecretario general del PSOE

PÚBLICO.ES/SERVIMEDIA ·24/05/2011 - 09:16h

PUBLICO Marta Jara - José Blanco, vicesecretario general del PSOE y ministro de Fomento.

En el PSOE no quieren ni oír hablar sobre división interna tras el batacazo electoral del pasado domingo. Por esa razón, su vicesecretario general, José Blanco, ha asegurado que no desea "acuerdos entre bambalinas" y ha vuelto a reiterar, en una entrevista concedida a la Cadena SER, que "se van a convocar primarias" para elegir al próximo candidato a las elecciones generales. 

"Esas son las normas", ha afirmado Blanco. "Otra cosa es que haya uno o más candidatos y lo deseable es que, cuando termine el proceso, el partido quede más cohesionado", ha añadido el ministro de Fomento. 

De hecho, Blanco no ha querido pronunciarse a favor de ninguno de los dos candidatos que suenan para esas primarias, Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, y se ha limitado a subrayar la "magnífica" opinión que tiene de los sus compañeros de partido y de Gobierno.

Blanco ha expresado su deseo de que no haya "acuerdos entre bambalinas" sino que su partido acierte. "Lo que deseo es que acertemos, que se sepa interpretar bien el deseo del partido, con el objetivo de ser mayoritarios en la sociedad.

En su opinión, es "verosímil" pensar que quien encabece finalmente la candidatura del PSOE para las generales convivirá con la actual dirección orgánica y con José Luis Rodríguez Zapatero como secretario general hasta que el congreso del partido renueve la dirección, no más tarde del próximo verano. Sin embargo, aunque no ha hablado expresamente de la posibilidad de adelantar ese congreso, sí cree que lo "deseable" es que ese liderazgo nacido de las primarias esté "fortalecido" ante los ciudadanos y tenga así más opciones de conectar con los valores mayoritarios de la sociedad.

Blanco insiste en la tesis de que el resultado de las elecciones autonómicas y municipales del pasado domingo es "la expresión de un malestar" y subrayó que el PSOE los ha reconocido como "una severa derrota, sin paños calientes ni matices", a pesar de los más de seis millones de votos que le permitirán gobernar en más de 2.400 municipios.

El dirigente socialista también ha afirmado que, "honestamente,  no ha pensado "en dimitir" pese a considerarse responsable de la campaña electoral y se ha puesto "a disposición" del partido.

En cuanto a un adelanto electoral, ha refrendado la teoría del presidente del Gobierno en el sentido de que hay reformas económicas "imprescindibles" que deben ser culminadas antes de disolver el Parlamento. Para el PSOE, una de las lecciones de estos comicios es que "no hay mayorías eternas" y la alternancia es posible en cualquier lugar, algo que juzgó positivo para la democracia.

Noticias Relacionadas