Martes, 24 de Mayo de 2011

La incertidumbre respecto a Grecia castiga a las bolsas y a la deuda

Las principales plazas europeas caen con fuerza y la prima de riesgo de los bonos españoles vuelve a subir. Rebajan la perspectiva de Italia y Bélgica y aumenta el temor a un contagio

A. M. VÉLEZ ·24/05/2011 - 01:00h

Dice José Luis Sampedro, economista, nonagenario y uno de los referentes de los indignados, que el actual sistema económico y político "ha fracasado"; al otro extremo del ring ideológico, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, consideraba ayer "una pérdida de tiempo" culpar a la "malicia de los mercados" de la crisis y pidió más recortes al Gobierno. Malos, buenos, o mediopensionistas, los citados mercados golpearon ayer con dureza a Europa, ante la incertidumbre respecto a la situación de Grecia y el temor a un contagio de la crisis fiscal a otros países de la UE. Las bolsas del continente registraron fuertes descensos, el euro cayó hasta su mínimo en dos meses frente al dólar y la prima de riesgo (percepción de la posibilidad de impago de la deuda entre los inversores) de los llamados países periféricos (España entre ellos) repuntó con fuerza.

El diferencial entre los bonos alemanes a diez años (los más seguros) y los españoles llegó a alcanzar los 260 puntos básicos, aunque acabó la sesión en 249 puntos, un 2,8% más que el viernes. Es su nivel más alto desde el pasado 11 de enero y en sólo una semana se ha disparado un 14%. Por su parte, los seguros de impago de la deuda española se encarecieron un 5,8%, hasta su nivel más alto desde febrero.

La percepción de riesgo de la deuda española sube un 14% en una semana

Hoy, el Tesoro Español se enfrenta a una nueva prueba, cuando subaste entre 1.500 y 2.500 millones de euros en letras a tres y seis meses. Algunos analistas han relacionado el incremento de los intereses (la rentabilidad exigida por los inversores) con la situación de debilidad en la que ha quedado el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero tras la debacle del PSOE en las elecciones municipales. Sin embargo, la mayoría de expertos vincula el cambio de tendencia con la situación griega. Daniel Pingarrón, estratega de Mercados de IG Markets, cree que el resultado de los comicios "no ha gustado demasiado al mercado" por la divergencia entre un Gobierno central de un color y los autonómicos de otro, pero cree que la mala jornada de ayer se debió a un "cóctel" de factores negativos.

Repunte

Los spreads (diferenciales) de deuda han repuntado justo después de la inesperada salida de Dominique Strauss-Kahn de la gerencia del Fondo Monetario Internacional. El francés, obligado a dimitir tras ser acusado de intento de violación, parecía capaz de garantizar una unidad de acción en la resolución de la crisis griega que actualmente brilla por su ausencia.

El Nobel Krugman cree que habrá quita de deuda en Grecia, Portugal e Irlanda

Ayer, el Gobierno de Yorgos Papandreu decidió tramitar de forma urgente más medidas para ahorrar otros 28.000 millones hasta 2015, que incluyen recortes de sueldos de los funcionarios públicos y de las pensiones, un aumento de impuestos y privatizar puertos y empresas estatales. Un nuevo esfuerzo para acceder a un paquete adicional de ayudas de la UE por importe de unos 60.000 millones.

Sin embargo, desde la propia UE hay dudas respecto a ese programa; Olli Rehn, comisario europeo de Economía, cuestionó ayer que Atenas sea capaz de sacar adelante su programa de privatizaciones. Y el mercado empieza a dar por descontada una reestructuración de la deuda helena, que incluya una quita para sus principales acreedores. "El problema es cómo se lleva a cabo esa quita y cuánto se perdona; no se les puede estar refinanciando toda la vida y en algún momento los inversores querrán parar y cobrar algo", decía ayer un analista.

Así, la prima de riesgo de los bonos griegos marcó otro máximo histórico (un diferencial de 14 puntos con respecto a los bonos germanos), al igual que las de la deuda irlandesa y portuguesa. Ya se habla de reestructuración para la deuda de esos tres países: según el Nobel estadounidense de Economía Paul Krugman, "está claro" que Grecia, Irlanda y Portugal "no pueden y no podrán pagar sus deudas en su totalidad", aunque cree que España sí "podría lograrlo".

Reunión sin resultado

La crisis griega centró ayer una reunión ("intercambio de opiniones sin un resultado final", según un portavoz del Ejecutivo alemán) entre la canciller Angela Merkel, y el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, cuyo contenido no trascendió. Si los plazos previstos se cumplen (y no hay convocatoria extraordinaria), el nuevo plan de ayuda a Grecia podría pactarse en la reunión de ministros de Economía de la UE del 20 de junio.

Buena parte del nerviosismo de los inversores estuvo relacionado con la rebaja, por parte de la agencia de calificación de riesgo Standard & Poors (S&P), de la perspectiva de la deuda pública italiana, que provocó una oleada de ventas de bonos italianos: su rentabilidad subió hasta marcar un máximo desde enero. Una decisión que luego emuló otra agencia, Fitch, para Bélgica. Le preocupa que la crisis política del país (lleva más de un año con un Gobierno interino) afecte a las reformas necesarias y a la consolidación fiscal.

La mañana había comenzado agitada en los parqués, tras el negativo cierre del viernes en Wall Street, la citada rebaja del outlook italiano y una mala jornada en Asia, con el indicador de manufacturas en China en su mínimo de los últimos diez meses, que arrastró al mercado de commodities. Para colmo, la erupción de otro volcán en Islandia castigó a las aerolíneas.

Al final de la sesión, y tras la apertura en Nueva York, la caída no fue para tanto. El Ibex, principal indicador bursátil español, bajó un 1,4%, hasta su mínimo en mes y medio. Las mayores caídas correspondieron, no obstante, a otras plazas: el más castigado entre los grandes parqués europeos fue el MIB italiano (cedió un 3,32%), seguido del CAC francés (-2,1%) y el DAX alemán (-2%), arrastrados por su sector financiero (los mayores tenedores de deuda pública griega son bancos galos y germanos). También bajó con fuerza, un 1,89%, el Footsie británico, por el fuerte peso del sector de materias primas en su composición.