Martes, 24 de Mayo de 2011

Por un diálogo entre la ciencia y las humanidades

Sánchez Ron aboga en 'La Nueva Ilustración' por el cruce de disciplinas ante los cambios sociales

BRAULIO GARCÍA JAÉN ·24/05/2011 - 08:30h

Sánchez Ron.

El académico de la lengua y científico José Manuel Sánchez Ron (Madrid, 1949) reivindica en su último ensayo el diálogo entre las diferentes disciplinas científicas y las humanidades. No se trata, dice, de "un ejercicio académico", sino que, dados los colosales retos que afronta el planeta y los casi 7.000 millones de almas que lo habitan, "es un deber moral". Ya sea frente al cambio climático o la clonación humana, dice el autor de La Nueva Ilustración (Nobel), reciente Premio Jovellanos de Ensayo: "Tenemos que abandonar el ámbito del especialista para que la sociedad decida qué es legítimo o no".

Él mismo se ha aplicado el cuento y ha escrito un libro divulgativo, al alcance de los no especialistas y cosido con ejemplos de esa interdisciplinariedad tan necesaria: genios en el cruce de caminos como Newton, físico y matemático, o Pasteur, químico que enriqueció la medicina, dan relieve a su argumento. "Los planes de estudio, en cierto sentido, están más cercanos a la universidad medieval, de una visión compartimentada de la naturaleza, que a la de un mundo interdisciplinar", aclara respecto de la situación actual española.

Si la definición de los planes de estudio es mejorable, Sánchez Ron considera que la inversión a medio y largo plazo en investigación científica y tecnológica es la única posibilidad de que España sea algo más que un país de servicios. "Los políticos han entendido la idea, pero no con la suficiente intensidad como para llevarla a la práctica, que es lo que hace falta", dice.

Genes y castas

Entre los desafíos urgentes que afrontamos, además del cambio climático, Sánchez Ron señala a Público la revolución de las ciencias biomédicas en la que vivimos inmersos. Porque si la física cuántica del siglo pasado nos ha traído el teléfono móvil, la eugenesia, por ejemplo, comunica con algo mucho más sensible: "La posibilidad de influir en nuestra evolución en el plazo de una generación".

"Yo sostengo que todo aquello que se puede hacer, desde el punto de vista científico, se hará". ¿Y se debe hacer? "No, no. Me refiero a que se hará en el ámbito del laboratorio: a que llegaremos a tener las herramientas para hacerlo". Es inútil apartar la mirada: podemos esquivar las enfermedades hereditarias, pero también reproducir las castas sociales. "Estoy en contra de poner cortapisas en aras de la razón científica o de la razón religiosa: es la sociedad la que debe elegir libremente".