Martes, 24 de Mayo de 2011

El PP presenta su victoria como la absolución de Camps

"Pese a la campaña de acoso y derribo que hemos sufrido, los valencianos son inteligentes", afirman ante las críticas de la oposición por la 'Gürtel'

BELÉN TOLEDO / SERGI TARÍN ·24/05/2011 - 01:00h

El president valenciano, Francisco Camps. juan navarro

El PP presentó ayer los resultados electorales de la noche del domingo como un espaldarazo de los votantes a su president, Francisco Camps, imputado por presunta corrupción. "Pese a la campaña de acoso y derribo que hemos sufrido, los valencianos (...) son inteligentes", resumió ayer Paula Sánchez de León, jefa de la campaña electoral de los conservadores. La dirigente se refería a las continuas noticias que durante los dos últimos años los ciudadanos han recibido sobre la presunta actuación delictiva de su presidente, que está siendo investigado por su supuesta implicación en el caso Gürtel.

La oposición ha criticado constantemente a Camps por permanecer en el cargo pese al proceso judicial en el que está encausado por recibir supuestos regalos de la trama y pese a los indicios de presunta financiación ilegal que pesan sobre su partido. Además, Camps sufrió la frialdad de la dirección nacional de su formación, que durante semanas retrasó su proclamación como candidato en una elocuente espera que causó gran nerviosismo en el PP valenciano. El gesto fue interpretado como una muestra de rechazo por parte de Rajoy hacia la permanencia de Camps en su cargo.

El PP destaca su histórica ventaja sobre una izquierda "hecha añicos"

Los conservadores valencianos esperan que el rotundo éxito en las urnas acabe con este continuo cuestionamiento del president imputado. Según Sánchez de León, "la mayoría de los valencianos (...) han respaldado de forma abrumadora al president Camps. Esa es la única interpretación posible del resultado de las elecciones".

No obstante, la voluntad popular no ha sido tan monolítica como el PP pretendió transmitir ayer. Tanto Sánchez de León como Antonio Clemente, el secretario general de la formación, insistieron en que el PP ha incrementado su mayoría absoluta en un escaño, frente a una izquierda "hecha añicos", en referencia a la presencia en la Cámara de Compromís y EUPV, además del PSOE. También recordaron que han alcanzado la mayor distancia nunca lograda respecto a los socialistas.

Las grietas del PP

Los conservadores ganan, pero bajan en número y porcentaje de votos

Sin embargo, contestaron con evasivas a las preguntas sobre los datos que muestran que, ya sea por la corrupción o por otros motivos, se ha abierto una pequeña grieta en su poderío electoral. En plena ola de crecimiento del PP nacional, que ha subido 1,9 puntos en el porcentaje de apoyo respecto a las elecciones municipales de 2007, el PP de Camps ha retrocedido 3,6 puntos respecto a su resultado en las autonómicas de 2007. En votos, son casi 70.000 menos. "No es el momento de descender a resultados concretos", dijo al respecto Sánchez de León.

Lejos de estos matices, la evaluación de los resultados electorales en la sede de los socialistas valencianos no podía ser otra cosa que profundamente negativa. El partido se quedó el domingo por debajo de la barrera psicológica del 30% de los votos y perdió cinco escaños respecto a las elecciones de 2007. Además, el PP le arrebató el Gobierno de las dos únicas ciudades importantes que conservaba, Elche y Gandía.

Sin autocrítica en el PSOE

El socialista Jorge Alarte afirmaque no dimitirá pese a la derrota

Ayer, el candidato Jorge Alarte compareció con una hora de retraso después de una intensa reunión con el resto de dirigentes de su partido. Junto a él marchaba Elena Martín, secretaria de Organización y candidata a la alcaldía de Alicante, donde el partido también ha sufrido un gran descenso, con la reducción de 14 a ocho concejales. Alarte centró su explicación a la debacle en el paro. Los periodistas le preguntaron con insistencia si dimitiría. Pero él descartó esa posibilidad y ofreció una explicación a su derrota exenta de autocrítica.

"Vivimos tiempos de crisis. Las circunstancias y el momento histórico no lo decido yo", sentenció. El candidato eludió comentar algunas de sus decisiones más polémicas, como el nombramiento de un candidato prácticamente desconocido para la capital a pocos meses de las elecciones, o la confecciónde las listas autonómicas con base en cuotas de familia dejando fuera dirigentes carismáticos como el castellonense Francesc Colomer.