Martes, 24 de Mayo de 2011

El PNV piensa en gobernar pese al avance de Bildu

"Nosotros nos sentimos con las manos libres", dice Urkullu sobre posibles pactos en Guipúzcoa y Álava

GUILLERMO MALAINA ·24/05/2011 - 01:00h

Martin Garitano y Juan Carlos Izagirre, ayer, en San Sebastián.

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, aseguró ayer que su partido no renuncia "a priori" a gobernar las diputaciones de Guipúzcoa y Álava, los territorios donde Bildu y PP han sido las fuerzas más votadas: "Nosotros nos sentimos con las manos libres".

Un día después de las elecciones en Euskadi, PNV, Bildu, PP y PSE comenzaron a definir cuál será su posición ante el nuevo escenario que exige pactos postelectorales para el gobierno de diputaciones e importantes ayuntamientos.

Bildu anuncia en Guipúzcoa una ronda de contactos con los partidos

En las principales instituciones, sólo es seguro que Iñaki Azkuna (PNV) será de nuevo el alcalde de Bilbao, tras lograr la mayoría absoluta, y que el también nacionalista José Luis Bilbao podrá continuar en minoría como diputado general en Vizcaya [sólo lo podría impedir un pacto imposible entre Bildu, PSE y PP]. Así, el futuro de las diputaciones de Álava y Guipúzcoa, así como de los ayuntamientos de San Sebastián y Vitoria está en el aire.

El PNV, que la última legislatura ha gobernado las tres diputaciones forales, no está dispuesto a renunciar tan pronto ni a Álava, donde el PP le supera por tres escaños, ni a Guipúzcoa, donde tiene 14 escaños frente a los 22 de Bildu. En una entrevista en Radio Euskadi, Iñigo Urkullu mantuvo que su partido defendió "hace tiempo" que debe gobernar la candidatura más votada, pero que una vez que "otras formaciones" no han seguido ese planteamiento, el PNV se siente con "las manos libres".

Distintos tipos de pactos

PSE y PP ratifican su rechazo a llegar a acuerdos con la coalición abertzale

La Ejecutiva del partido nacionalista se reunió ayer para analizar los resultados, y hoy lo harán las ejecutivas territoriales de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava y Navarra. Según las fuentes consultadas, dejarán que, en las futuras negociaciones, tomen la iniciativa los partidos más votados en cada territorio sin cerrarse a ningún tipo de acuerdo. En ese escenario, el PNV tampoco descarta la posibilidad de llegar a acuerdos institución por institución o alcanzar con alguna formación uno con carácter general para toda Euskadi.

Urkullu avanzó, no obstante, que "tiene que haber cierta coherencia con lo que sea la apuesta por la credibilidad de las instituciones, por los programas que se puedan llevar a cabo, no sólo por los votos obtenidos por cada uno".

Bildu mantiene con el PNV y el PSE profundas discrepancias sobre grandes infraestructuras y proyectos de Guipúzcoa, como la ampliación del puerto de Pasaia o la incineradora de Zubieta, para la que plantea una moratoria de cinco años. En todo caso, la coalición se dijo ayer dispuesta a "liderar", como primera fuerza en Guipúzcoa y en San Sebastián, la "ronda de contactos" con los partidos. Su candidato a las Juntas Generales, Martin Garitano, se mostró "ajeno" a la intención que pudiesen tener otras formaciones para desbancar mediante un acuerdo a la coalición de la Diputación guipuzcoana y del Ayuntamiento donostiarra. No obstante, subrayó que Bildu no es "partidaria de pactos que se hacen para excluir a alguien del sitio donde le han puesto los ciudadanos".

Crece el apoyo de la población vasca a fuerzas del nacionalismo

"Recién llegados"

Lo único seguro es que ni el Partido Socialista de Euskadi, que ha sufrido una severa derrota en las urnas, ni el PP llegarán a acuerdos con Bildu. Socialistas y conservadores ratificaron ayer esta postura con distintos argumentos. El portavoz del PSE y candidato a la Diputación de Vizcaya, José Antonio Pastor, rechazó cualquier posibilidad de entente con la coalición integrada por EA, Alternatiba e independientes abertzales y de izquierdas. "Ahora se abre un periodo muy intenso de pactos y conversaciones. Hablaremos con todos, excepto con Bildu. Aunque es legal, son unos recién llegados a la democracia [...]. Tiene que hacer una demostración de sus convicciones democráticas", dijo.

El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, fue un paso más allá, al anunciar además que su formación "va a hacer todo lo posible" para evitar que Bildu acceda a gobiernos en las instituciones. "Es crucial el mapa político que hay encima de la mesa y estamos todos obligados a entendernos y llegar a acuerdos", afirmó en alusión al PSE y al PNV.

El presidente del PP en Guipúzcoa, Borja Semper, ya se puso en contacto, el domingo por la noche, con el PNV y el PSE para mostrarles su "preocupación" por los resultados de Bildu. Ayer defendió que PSE, PP y PNV deben actuar ahora con "responsabilidad" para, por encima de sus "diferencias", evitar que Bildu gobierne la Diputación y el Ayuntamiento de Donostia.