Martes, 24 de Mayo de 2011

El PP revienta su techo del sur

El alza de los conservadores y la caída del PSOE por la crisis y los ERE dinamitan el mapa político de Andalucía

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·24/05/2011 - 08:20h

El techo de cristal del PP en Andalucía ha saltado en mil pedazos en las municipales del 22-M. No es sólo la primera victoria de los conservadores en la región. Es un vuelco histórico que revienta los lugares comunes sobre el comportamiento electoral del hasta ahora feudo socialista.

El partido que dirige Javier Arenas no asienta su victoria en la caída del PSOE, sino también en su propia y espectacular subida. Los conservadores pasan del 1.228.269 votos que obtuvieron en las locales de 2007 a 1.603.746, el mejor resultado en número de papeletas obtenido en unas municipales desde 1987.

Arenas asienta su victoria en su fuerte subida más que en la caída socialista

Con este resultado habrían ganado en 2007, cuando el PSOE obtuvo 1.555.885, con una victoria por 8,56 puntos. El PSOE era entonces la fuerza hegemónica, un partido que un año después ganaría las autonómicas con mayoría absoluta. Ese PSOE también habría perdido contra este PP.

La crisis, que arroja un saldo de un millón de parados, el escándalo de los ERE fraudulentos y el descontento del funcionariado afectado no sólo por el recorte de sueldo, sino por una reforma del sector público mal explicada e impopular se ha sumado al deterioro de la marca PSOE. La tormenta perfecta ha dejado irreconocible el mapa andaluz. Con todo ello, el PSOE sufre un claro retroceso. Suma 1.312.844 papeletas, el 32,22%. En 2007 obtuvo el 40,65%. Es decir, cae 8,43 puntos. Es mayor que la caída a nivel nacional del PSOE en porcentaje de voto, 7,13. Pero en Andalucía es la subida del PP la que saca los colores a los socialistas, más que su propio retroceso. Si en 2007 los socialistas ganaron por 8,56 puntos, ahora el PP se impone por 7,14. El vuelco es de 15,7 puntos.

Ahí no hay punto de comparación con el total estatal, donde el PP amplía su victoria en 9,04 puntos. En feudos socialistas como Extremadura o Castilla-La Mancha, el PP también da la vuelta a la tortilla, pero el vuelco no es tan brutal. En 2007, el PSOE ganó en Extremadura por 8,2 puntos. Ahora pierde por 4,2. Es un vuelco de 12,4 puntos. En Castilla-La Mancha, los socialistas pasan de una victoria por 5,21 a una derrota por 6,86, un volteo de 12,07 puntos. El PP también amplía su ventaja en sus grandes fortines, como Madrid (6,66 puntos más de diferencia) o Valencia (6,87). Pero nada se acerca a ese volteo de más de 15 puntos de Andalucía.

El PSOE afronta una sangría de cargos públicos que creará descontento interno

La Moncloa, en bandeja

El crecimiento del PP andaluz en las municipales se asienta en 375.477 votos nuevos. Es un regalazo para el partido de Mariano Rajoy, que en toda España ha sumado 557.956 votos nuevos. Es decir, más del 67% de su subida en papeletas viene de Andalucía. Si se mantiene esta dinámica, Rajoy tendrá en bandeja la victoria en 2012 y Arenas acariciaría la mayoría absoluta en las autonómicas. La encuesta oficial del Instituto de Estudios Sociales Andaluces (IESA), publicada en diciembre, antes de estallar el caso ERE, daba al PP 9,1 puntos de ventaja en las autonómicas, en el filo de la mayoría absoluta. Fuentes socialistas temen que la brecha ahora sea aún mayor. Los resultados colocan al PP además en la pole position, como favorito indiscutible para 2012. Así que parte con ventaja.

Está por ver cómo afecta la derrota a las entrañas del PSOE. Un partido que pasa de ser el más votado en 501 municipios a serlo en 415, perdiendo 103 mayorías absolutas, y que pasa de gobernar ocho diputaciones a gobernar tres es un partido que pierde muchísimos cargos públicos, socialistas que se quedarán sin sustento. Otra fuente de descontento interno.

La derecha es ya la fuerza hegemónica en la Andalucía urbana

El 22-M echa por tierra otra convención, la de que cualquier victoria del PP en el sur pasaría por una alta abstención. La primera victoria de la derecha en Andalucía es con un 65,84% de participación, la más alta en las municipales desde 1995 (68,81%).

El PP, que no gobernaba en ninguna de las ocho diputaciones y ahora gobernará cinco con mayoría absoluta (todas menos las de Huelva, Sevilla y Jaén), se convierte también en potencia hegemónica en la Andalucía urbana. De los 53 municipios con más de 25.000 habitantes, los conservadores son la fuerza más votada en 37, en 23 con mayoría absoluta.

El PSOE sólo es el partido más votado en una de las 12 ciudades de más de 100.000 habitantes, Dos Hermanas. Las otras 11 las gana el PP por mayoría absoluta, incluyendo las ocho capitales. Los socialistas siguen siendo el partido con más concejales, 3.840 frente a 3.148, y conseguirán ser la fuerza con más alcaldes, por su mayor implantación en los pueblos pequeños. Son apenas detallesque hacen recordar que Andalucía es en teoría, y desde el domingo sólo en teoría, un feudo socialista.

Noticias Relacionadas