Lunes, 23 de Mayo de 2011

Obama sigue los pasos de Kennedy en busca de sus raíces irlandesas

El presidente de EEUU inicia su gira europea con una visita al pueblo del que emigró su tatarabuelo Kearney

CONXA RODRÍGUEZ ·23/05/2011 - 23:20h

AFP - Michelle y Barack Obama prueban cerveza negra en el pub de Moneygall, un pueblo irlandés de 300 habitantes. -

El presidente Barack Obama y su esposa, Michelle, siguieron la senda marcada por el presidente John F. Kennedy en 1963 al visitar el pueblo de sus antecesores en la Irlanda rural. Desde que Kennedy reclamó raíces y votos irlandeses (40 millones de estadounidenses tienen ese origen) hace medio siglo, todos los presidentes de EEUU, a excepción de Gerald Ford, han visitado la República y exhibido antecedentes irlandeses.

En el caso de Obama, la visita fue al pueblo de Moneygall, de 300 habitantes, en el condado de Offay, en uno de cuyos dos bares el matrimonio Obama bebió la famosa cerveza negra Guinness. El matrimonio visitó la casa en la que vivió Falmouth Kearney, ancestro del presidente por parte materna. Ese tatarabuelo fue un humilde zapatero que en 1850, a los 19 años de edad, emigró a Estados Unidos huyendo de la hambruna conocida como "el hambre de la patata", que diezmó la población irlandesa -un millón de personas murió de inanición y otro se fue de la isla- a mediados del siglo XIX.

 

"La esperanza de Bobby"

El matrimonio Obama inició en Irlanda un periplo por Europa que los lleva hoy y mañana a Londres, donde se hospedarán en el palacio de Buckingham invitados por la reina Isabel II antes de trasladarse al continente. La presidenta irlandesa Mary McAleese recibió en su residencia del centro de Dublín al matrimonio Obama. Después, el presidente se reunió con el primer ministro, Enda Kenny, con el cual recordó a micrófono abierto la "reciente y entrañable visita de la reina Isabel II a Irlanda". También nombró a "Bobby Kennedy y la esperanza que él trajo a Irlanda".

El ancestro irlandés de Obama fue un zapatero que emigró por la hambruna

Los Obama fueron en helicóptero al pueblo de Moneygall, a 60 kilómetros de la capital. La aldea llevaba meses preparándose para su visita. Por la tarde, el presidente se subió a un estrado del céntrico parque de la Universidad de Dublín College Green y entusiasmó a los miles de personas que, amenizadas por un concierto, le esperaban. Distendido y dicharachero, reivindicó sus raíces irlandesas y acabó su discurso con su célebre eslogan: "Yes, we can".

"Doy las gracias a los genealogistas que han descubierto la historia de mis predecesores, porque hasta hace poco no sabía que descendía de los Kearney de Moneygall", dijoObama, y recordó que en el pequeño pueblo había conocido a primos lejanos, entre ellos, "mi primo Enrique, que es Enrique VIII, porque ese es el número de generaciones que nos separan". También hizo gala de su bagaje irlandés: "Desde que he conocido mi historia no hay nadie más irlandés que yo". Y en varias ocasiones pronunció, bromeando, su apellido haciendo una pausa entre la vocal O y la siguiente letra. Con pausa sonaba a O'bama como los irlandeses O'Leary, O'Reilly, O'Neill, O'Hara... También pronunció varias frases en gaélico irlandés.

En tono ya más sobrio, el presidente recorrió la historia de los dos países; la pobreza y las tragedias de los irlandeses cruzando el Atlántico en busca de una vida mejor o el sueño americano. "Ese sueño de vivir con dignidad es el que movió a mi antecesor", proclamó Obama. Y de nuevo nombró repetidamente a los presidentes estadounidenses con raíces irlandesas, destacando a Bill Clinton y John Kennedy.

El sueño de JFK

De este último repitió estas palabras: "El hombre puede hacer cosas ambiciosas, tenaces e inteligentes como caminar en la Luna". E hizo hincapié en que, "cuando Kennedy lo dijo, eso sólo era un sueño". Se calcula que la comunidad irlandesa en EEUU es la segunda más numerosa del país, tras la judía. La Irlanda pobre y rural alimentó las ciudades norteamericanas de emigrantes durante décadas, desde mediados del siglo XIX hasta la emigración de los Kennedy a finales del XIX y principios del XX.

El presidente rinde homenaje a los que fueron desde Irlanda a colonizar EEUU

"Irlanda hoy trabaja con EEUU para ayudar a otros países a paliar el hambre, la misma hambre que estuvo en nuestra historia; hoy, en cambio, compartimos valores de democracia y respeto", subrayó Obama en un apasionado elogio al pueblo irlandés en el que no olvidó la reconciliación en Irlanda del Norte. Antes del anochecer, el matrimonio Obama partió hacia Londres en el Air Force One, adelantando su viaje para evitar la nube de cenizas volcánica.

Antes, su comitiva sufrió un percance, al encallarse una de las limusinas blindadas en la rampa de la embajada. Los agentes del Servicio Secreto trataron de empujarla, pero tuvieron que dejarla allí.

Noticias Relacionadas