Lunes, 23 de Mayo de 2011

CiU y PP tantean pactos de "geometría variable"

Xavier Trias asegura estar dispuesto a formar Gobierno en Barcelona en minoría. Camacho rechaza "cambiar cromos" y reclama Badalona

J. RAMÓN GONZÁLEZ CABEZAS ·23/05/2011 - 22:20h

Xavier Trias, futuro alcalde de Barcelona. MANU FERNÁNDEZ

CiU y el PP de Catalunya se cruzaron hoy los primeros mensajes para sondear posiciones de cara a la formación de una mayoría estable en Barcelona y otras ciudades. La formación conservadora está decidida a sacar el máximo partido a su fulgurante expansión y ha anticipado su determinación de gobernar en Badalona, pieza emblemática de su éxito a lomos del discurso xenófobo, y de no aceptar "intercambio de cromos".

Mientras la dirección de la federación nacionalista celebraba su histórica victoria en las municipales, la Ejecutiva del PSC debatió durante cuatro horas el alcance y significado de la debacle, tanto en Catalunya como en el resto de España. Algunos miembros de la Ejecutiva llegaron a plantear la inevitabilidad de un anticipo de las legislativas, pero finalmente el partido se limitó a asumir la "severa derrota" y mantener el actual calendario del congreso en octubre.

CiU se declara abierta a alianzas con la excepción del grupo ultra PxC

Funeral socialista

El vicesecretario y portavoz del PSC, Miquel Iceta, señaló el "malestar social que ha castigado principalmente a los gobiernos" como la "principal causa" de la pérdida de más de 200.000 votos y más de 450 concejales en toda Catalunya. Iceta no dudó en decir que las elecciones ha constituido una "sanción ciudadana muy importante hacia el Gobierno de España y su política", pese a lo cual reiteró el pleno respaldo del PSC al Ejecutivo español. La ministra Carme Chacón no asistió a la reunión por hallarse de viaje en Bruselas.

La dirección de CiU, por su parte, se ha declarado abierta a pactos de "geometría variable" en función de cada municipio, con la única exclusión expresa de la Plataforma per Catalunya (PxC), organización de extrema derecha que ha pasado de 17 a 67 concejales en toda Catalunya (2,3% del voto) y ha desembarcado con fuerza en el antiguo cinturón rojo de Barcelona como L'Hospitalet, Santa Coloma, Sant Boi y Sant Adrià. Tras consolidarse en El Vendrell y Vic, su ciudad de origen, el partido de Josep Anglada ha dado el salto también a otras ciudades intermedias de la segunda gran corona metropolitana como Manresa, Igualada y Mataró, en manos de CiU. Los datos acreditan que la inquietante expansión de PxC se ha hecho en buena parte a costa del voto socialista, con una clara concentración de sufragios en el territorio de la demarcación de Barcelona.

Mas controlará las diputaciones y obtendrá Tarragona si pacta con el PP

La gran incógnita

Además de Barcelona, donde Xavier Trías asegura estar preparado para gobernar en minoría, CiU y PP se enfrentan a la gran incógnita de Badalona, donde el polémico Xavier García Albiol ha concentrado todo el voto de la derecha (33,7% y 11 concejales sobre 24) pero necesita el apoyo de los cuatro ediles de CiU para ser alcalde y sortear la virtual alianza entre el PSC (9) e ICV (3). El líder de ICV-EUiA, Joan Herrera, lanzó hoy una propuesta formal al resto de partidos para evitar que el PP se haga con el Gobierno municipal de Badalona, así como con el de Castelldefels, donde el partido de Alicia Sánchez-Camacho fue la fuerza más votada.

El posible juego de alianzas entre CiU y el PP se extiende a Tarragona, donde el propio Duran i Lleida ya ha insinuado un posible acuerdo entre ambas fuerzas (7 concejales una y otra) para despojar de la alcaldía al PSC, que es la formación más votada (12) y no cuenta con apoyos suficientes de ICV (1) para asegurar la reelección de Josep Félix Ballesteros.

El PSC interpreta el desastre como una sanción ciudadana al Gobierno

Prioridades del PP

Visiblemente crecido, el PP ya ha mostrado sus cartas: "Nosotros tenemos dos prioridades: en primer lugar, gobernar y ser decisivos en el Ayuntamiento y la Diputación de Barcelona y, en segundo lugar, gobernar allí donde el PPC ha sido la lista más votada y nos corresponde y nos merecemos gobernar", afirmó hoy la presidenta del partido en Catalunya. Sánchez-Camacho, fortalecida definitivamente tras su éxito anterior del 28-N, asegura que cada candidato será autónomo para decidir. "No habrá cambios de unos por otros, sino que cada municipio tiene sus particularidades y por lo tanto sus prioridades", declaró en referencia al virtual intercambio entre Barcelona y Badalona. No obstante, Sánchez-Camacho anunció que ella misma presidirá una "comisión negociadora" encargada de llevar a la práctica la prioridad de "apostar por el cambio", especialmente en las ciudades de Barcelona, Girona y Tarragona, y garantizar que los pactos "no desnaturalicen el resultado de las urnas".

Un saldo abrumador

Con un total de 3.860 ediles (473 más que en 2007), CiU amaneció hoy triunfante en Barcelona y Girona y como fuerza mayoritaria en 29 capitales comarcales, frente a las 16 de hace cuatro años. También es hegemónica en siete ciudades de más de 50.000 habitantes, cuando hasta ahora sólo tenía Sant Cugat del Vallès y Manresa. El valor añadido es de peso, al conquistar las diputaciones de Girona, Lleida y Tarragona y la virtual presidencia de la poderosa corporación de Barcelona, donde ya es fuerza mayoritaria.