Martes, 24 de Mayo de 2011

Diferencias de seguridad entre sillas de coche

El 37% de los niños que fallecieron en 2010 en accidente de tráfico no llevaba la silla de seguridad correspondiente

D. B. ·24/05/2011 - 08:00h

THINKSTOCK - Dispositivo de seguridad para silla de niño.-

El 37% de los niños que fallecieron en 2010 en accidente de tráfico no llevaba la silla de seguridad correspondiente. A pesar de que la implantación de estos asientos había crecido respecto al año anterior, en 2010 se registraron en España 49 muertes en carretera entre menores de 14 años, un 48,4% más respecto al año anterior, periodo en el que fallecieron 33 menores en la misma franja de edad. Ese dato ha llevado al RACE a elaborar un informe sobre la seguridad en los sistemas de retención infantil que revela importantes diferencias entre los distintos modelos.

"Si un niño no lleva bien atado el cuerpo porque el modelo permite que saquen los brazos del capazo y se produce un impacto a 60 kilómetros por hora, la cabeza saldrá hacia el suelo", ejemplifica Antonio Lucas, coordinador de seguridad vial del RACE. El informe, realizado junto a otras organizaciones de conductores europeas, ha analizado 30 modelos y califica a siete de ellos como "insatisfactorios" o "muy insatisfactorios".

Así, siempre según el informe, entre los modelos hasta cuatro años de edad, la Chicco Eletta y la Casualplay Fix QR con reposapiés y sin él se desaconsejan. Para el tramo de 1 a 7 años, la Akta Graco Belogic tampoco supera la prueba. De las que sirven hasta los 12 años, la Phil & Teds Tott-XT, la Brevi Oki b.fix y la Graco junior Maxi no superan tampoco la seguridad requerida.

En general, las sillas con mejor puntuación en seguridad son aquellas que llevan al niño en el sentido contrario a la marcha, aunque la que mejor nota obtiene es una silla que lleva al niño en sentido transversal (Bébé Confort Windoo Plus).

El informe señala que la cabeza de los niños es de una proporción mayor respecto al cuerpo que en los adultos, lo que debilita la nuca en caso de golpe. "La silla en el sentido contrario a la marcha absorbe el golpe para que no dé el latigazo cervical", explica Lucas. Por ello, el RACE recomienda que el cambio de la silla tipo capazo en la que el niño siempre se sienta en sentido contrario a la marcha a los asientos en los que mira hacia delante se retrase lo máximo posible para que sea mínimo el riesgo de que el niño sufra lesiones. Según Europa Press, la propia Dirección General de Tráfico ha incluido en su Plan Estratégico de Seguridad Vial la posibilidad de regular por ley que los dispositivos de seguridad para menores de 2 años se coloquen obligatoriamente en el coche en el sentido contrario de la marcha.