Miércoles, 16 de Enero de 2008

Mueren 7 soldados y 40 islamistas en combates en el cinturón tribal paquistaní

EFE ·16/01/2008 - 18:00h

EFE - Un soldado paramilitar paquistaní monta guardia en el puesto fronterizo de Chaman, junto a Afganistán, ayer martes.

Al menos siete soldados y 40 radicales islámicos murieron en el combate que siguió al asalto a un fuerte del Ejército en la región tribal paquistaní de Waziristán del Sur, al noroeste de Pakistán, cerca de la frontera afgana, dijeron hoy fuentes oficiales.

"Duros enfrentamientos tuvieron lugar anoche después de que los insurgentes, armados con lanzacohetes, atacaran un puesto (militar) de la localidad de Sararogha, en Waziristán del Sur", explicó el portavoz del Ejército paquistaní, Athar Abbas, citado por los medios locales.

Unos 400 integristas atacaron el fuerte y se inició un tiroteo en el cual, según el portavoz, murieron "entre 40 y 50" islamistas y siete militares.

En un comunicado, el Ejército precisó que los radicales lanzaron su ataque la pasada medianoche contra el fuerte de Sararogha, en el que lograron penetrar tras derribar con explosivos uno de los muros.

En el tiroteo, que duró toda la noche, el Ejército respondió al ataque con fuego de artillería desde dos posiciones.

El Ejército confirmó la muerte de siete efectivos e informó de que 15 lograron huir y alcanzar otro puesto militar, mientras se desconoce "la ubicación exacta" del resto de los componentes del fuerte.

Abbas dijo que en el puesto militar había 40 soldados en el momento del asalto.

Según el comunicado del Ejército, en la batalla murieron 40 atacantes.

En Waziristán del Sur opera el grupo armado del líder tribal Baitullah Mehsud, al que el Gobierno paquistaní considera responsable del asesinato de la ex primera ministra Benazir Bhutto el pasado 27 de diciembre en un atentado en la ciudad de Rawalpindi.

La semana pasada, los medios paquistaníes aseguraron que el régimen estaba preparando una operación para capturar a Mehsud.

La milicia del talibán paquistaní Mehsud acosa al Ejército para forzar su retirada de las zonas tribales fronterizas con Afganistán.