Lunes, 23 de Mayo de 2011

Gómez descarta un congreso extraordinario tras la debacle del PSM

Exdiputados críticos exigen la apertura de un debate interno "a corto plazo"

IÑIGO ADURIZ ·23/05/2011 - 19:33h

EFE - Tomás Gómez se abraza con Jaime Lissavetzky, esta madrugada.-

Tomás Gómez ha pasado de ser el alcalde más votado de España a convertirse en el dirigente socialista que peores resultados ha cosechado para su partido en la historia de la Comunidad de Madrid. Y ayer, la amarga resaca de la noche electoral esfumó de su actitud el optimismo que le había caracterizado a lo largo de la campaña.

Visiblemente afectado, reconoció la derrota y el "mal resultado" de su equipo, pero descartó la celebración de un congreso extraordinario del PSM para dilucidar responsabilidades y, llegado el caso, dar con su sustituto al frente de los socialistas madrileños. "No es el momento para que nos detengamos en cuestiones internas", recalcó, ante la insistencia de los periodistas.

Tampoco entró en el detalle de qué errores ha podido cometer durante la campaña para que los ciudadanos respondieran a su propuesta con siete puntos porcentuales menos que la de su predecesor, Rafael Simancas. Reconoció que los madrileños "han dado un mensaje de desafecto a los socialistas", así como parte de responsabilidad en su fracaso. Pero no toda. "Responsables somos todos", afirmó, recordando a renglón seguido las pérdidas de votos registradas por los socialistas en otras comunidades autónomas como Castilla-La Mancha o Extremadura.

En su opinión, "lo que toca" tras la debacle es "unidad y aunar esfuerzos y energías para ser catalizadores del estado de opinión que han lanzado los ciudadanos" al PSOE. La responsabilidad del partido es "trabajar, afianzar y cimentar el conjunto de la sociedad española" para que en los próximos comicios los ciudadanos vuelvan a darles su confianza.

No todo está perdido, a juicio del secretario general de los socialistas madrileños. Y eso que, además de la derrota en la comunidad, el PSM perdió la mayoría en las ciudades que gobernaba desde hace varias legislaturas, como es el caso de Getafe, Alcorcón o Leganés. Gómez anunció ayer que impulsará pactos en aquellos municipios en los que, pese a no ser la fuerza más votada, sea posible conservar un Gobierno de izquierdas.

Acuerdos con IU y UPyD

"Por parte del PSOE no habrá ningún Ayuntamiento con mayoría de izquierdas que lo gobierne la derecha", sentenció. Para ello, lanzó una "oferta general" a Izquierda Unida. "Pero no queremos el poder ni el Gobierno a toda costa", aclaró Gómez, que también se mostró dispuesto a llegar a acuerdos con UPyD.

El partido de Rosa Díez es determinante en la gobernabilidad de Getafe, así como en la de Alcalá de Henares. "Puede decidir si gobierna con la derecha en todos los municipios, si gobierna con la izquierda en todos ellos o si gobierna con unos y con otros, y determinará así su posición política", señaló en referencia a la formación que irrumpió ayer con fuerza en las instituciones madrileñas.

Las primarias que ganó a comienzos del otoño le enfrentaron con la dirección federal de su partido, que apostó entonces por que Trinidad Jiménez fuera quien midiera las fuerzas con Esperanza Aguirre en las autonómicas. Pero tras la derrota, Gómez ha recibido el "apoyo" de los principales líderes del PSOE, incluido el secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero.

El fantasma de las primarias reapareció ayer en forma de un manifiesto que suscribió un grupo de militantes que durante el proceso interno respaldaron la candidatura de la hoy ministra de Asuntos Exteriores. Exigen al secretario general del PSM "la celebración de un congreso del PSM a corto plazo".

Los firmantes, entre los que hay un destacado grupo de exdiputados de la Asamblea madrileña a los que Gómez no incluyó en sus listas, consideran que "la situación crítica del socialismo madrileño requiere de algo más que una "reflexión" en el seno de los órganos regionales que han dirigido al PSM hasta esta derrota histórica". Por el momento, no obtuvieron respuesta.

Sobre la irrupción del partido ultraderechista España 2000 en el consistorio de Alcalá de Henares con un concejal, Tomás Goméz consideró que es "consecuencia de la adjudicación de licencias de TDT a la extrema derecha" por parte del Gobierno regional.

Noticias Relacionadas