Lunes, 23 de Mayo de 2011

Lotina pone fin a cuatro temporadas de altibajos que acaban en descenso

EFE ·23/05/2011 - 14:27h

EFE - El entrenador del Deportivo de La Coruña, Miguel Ángel Lotina, anunció hoy su marcha del club tras el descenso del equipo a Segunda división y no dirigió el último entrenamiento de la temporada.

Miguel Ángel Lotina ha puesto fin hoy a cuatro temporadas de altibajos en el Deportivo, al que llegó en la temporada 2007-08 y al que abandona en Segunda División.

El técnico, que terminaba contrato el 30 de junio, comunicó su decisión dos días después de consumarse el descenso del equipo coruñés, al que no fue capaz de dejar en la elite, aunque aseguró que ya la había tomado con anterioridad porque consideraba que su etapa "estaba superada".

Lotina la comenzó con ilusión en 2007 después de haber descendido con la Real Sociedad, pero pocos meses después, después de un irregular inicio de campaña y la pelea entre los porteros Dudu Aouate y Gustavo Munúa en el vestuario tras un entrenamiento, se vio contra las cuerdas en el inicio de la segunda vuelta.

Se jugó el puesto por primera vez ante el Valladolid, con el equipo a cinco puntos de los puestos de descenso, pero los blanquiazules reaccionaron y salieron adelante con una victoria revitalizante.

Fue el inicio de los mejores meses de su etapa en el Deportivo, determinante con el sistema de cinco defensas, hasta el punto de que no solo logró salir de los puestos de descenso, sino que además se clasificó para la Copa Intertoto.

Desde ese torneo accedió a la Copa de la UEFA, aunque no llegó demasiado lejos en Europa: sucumbió en dieciseisavos de final ante el Aalborg, el mismo equipo frente al que había debutado en las competiciones continentales a principios de los noventa.

Fue el último partido en Europa del Deportivo, que en Liga, con Dani Aranzubia (apuesta personal de Lotina y su fichaje más acertado) bajo los palos, tuvo una temporada cómoda, sin los sobresaltos del primer año y con opciones de regresar a las competiciones continentales prácticamente hasta la última jornada.

No se clasificó para la Liga Europa, pero Lotina comenzó con fuerza el tercer curso en el Deportivo con una excelente primera vuelta, hasta que el equipo se relajó cuando consiguió la permanencia y encadenó la peor racha de partidos consecutivos sin ganar de toda su historia en Primera División coincidiendo con la ausencia por lesión del brasileño Filipe Luis.

Y sin el lateral, traspasado al Atlético de Madrid por doce millones de euros, Lotina afrontó la cuarta temporada con ilusión renovada porque pensaba que su plantilla era mejor que la que tenía un curso antes, un pensamiento que mantuvo también en su despedida del club.

El inicio de la campaña fue pésimo, fue colista tras caer en el Santiago Bernabéu en la sexta jornada y en la novena se jugó su puesto por segunda vez en su etapa como técnico del Deportivo, pero logró la primera victoria del curso ante el Espanyol y siguió en el cargo.

Salió a flote el equipo, tuvo ocho puntos de renta sobre el descenso, pero volvió a las andadas y otra vez estuvo con la soga al cuello al inicio de la segunda vuelta en el partido ante el Villarreal, en el que también se impuso el Deportivo.

Mejoró el equipo y tuvo en sus manos dejar la permanencia casi sentenciada (habría sumado 41 puntos) si hubiera ganado al Hércules en el partido en el que celebró Lotina 400 como técnico de Primera.

Pero perdió y se metió en problemas, intentó sobrevivir con la visión de Valerón, pero sufrió el descenso en su partido 152 de Liga con el Deportivo, ante el Valencia, un equipo al que no ha sido capaz de derrotar como local, y frente a Unai Emery, al que nunca ha vencido.

Lotina, el técnico que más encuentros acumula de los que esta temporada entrenaron en Primera, es el decimotercero con más encuentros al frente de un banquillo de la Liga en toda la historia de Primera División.

Lleva 22 años consecutivos entrenando equipos y ha anunciado que ahora se tomará unos meses de descanso antes de volver a sentarse en un banquillo.