Lunes, 23 de Mayo de 2011

Un alcalde cura, candidatos que no se votan y un pueblo abstencionista

Las elecciones municipales dejan algunas curiosidades al margen de los grandes titulares a nivel nacional

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·23/05/2011 - 17:33h

José Luis Torres.

La noticia de la jornada electoral de este domingo es la aplastante victoria del Partido Popular y el hundimiento del PSOE. Sin embargo, hay otras noticias derivadas de las elecciones que no saltan a las portadas pero que sí llaman la atención de la gente. 

Un ejemplo es la localidad de Cómpeta, en Málaga, donde un sacerdote será alcalde después de arrasar con el 72,69% de los votos. José Luis Torres, candidato a alcalde por el PP, repetirá como regidor tras superar la mayoría absoluta que ya logró hace cuatro años. 

Torres es párroco en Cómpeta desde finales de los años noventa e incluso ha llegado a representar a Jesucristo en la Semana Santa, pero ahora es más famoso aún desde que hace cuatro años venció con el 69% de los apoyos. 

Más chocante aún es el caso de Valdepiélagos (Madrid) donde Izquierda Unida no ha obtenido ni un solo voto. Eso significa que ni siquiera sus propios candidatos se han votado a sí mismos. En esta localidad madrileña votaron un total de 280 personas de los 391 habitantes con derecho a voto pero nadie quiso que su papeleta llevara el nombre de los candidatos de IU. 

Lo extraño es que ni los propios candidatos de la federación se han votado a sí mismos, lo que le ha dado al partido Candidatura Independiente de Valdepiélagos (CIV), la única candidatura rival, los siete concejales que estaban en juego.

La localidad segoviana de Cabaña de Polendos va a ser una de las más ecológicas de España después de que el partido de los Verdes haya logrado la mayoría absoluta. Según los datos del Ministerio del Interior, de las 126 personas que han votado, 71 se ha decantado por esta formación, que logra cuatro de los cinco concejales en juego. El restante queda para el Partido Popular, que ha obtenido 48 votos. El PSOE, por su parte, se ha quedado en tan solo cuatro votos.

Al menos allí la gente ha ido a votar, no como en La Vilella Alta (Tarragona), donde según los datos de Interior no se ha registrado ni un solo voto. De los 112 habitantes con derecho a voto, nadie depositó su papeleta en una sola urna.

Noticias Relacionadas