Lunes, 23 de Mayo de 2011

El Museo Nacional de Escocia reabre este verano tras una profunda renovación

EFE ·23/05/2011 - 14:20h

EFE - Foto facilitada por el Museo Nacional de Escocia, ubicado en el centro de Edimburgo, que reabrirá el próximo verano sus puertas después de tres años de un cierre parcial y una profunda renovación arquitectónica para mostrar más de 8.000 objetos relacionados con la cultura, el arte, la ciencia y la historia.

El Museo Nacional de Escocia, ubicado en el centro de Edimburgo, reabrirá el próximo verano sus puertas después de tres años de un cierre parcial y una profunda renovación arquitectónica para mostrar más de 8.000 objetos relacionados con la cultura, el arte, la ciencia y la historia.

El 80 por ciento de las piezas que se exhibirán a partir del 29 de julio en los más de 30.000 metros cuadrados del restaurado edificio victoriano que alberga el museo no se habían mostrado hasta ahora, explicó el director de la institución, Gordon Rintoul, en una presentación hoy en Londres del nuevo centro.

Entre las piezas que estarán en las vitrinas del museo figuran varios de los ejemplares recolectados por el naturalista Charles Darwin durante su célebre expedición en el Beagle: un meteorito marciano de más de 4.500 millones de años y uno de los cuatro yelmos de caballeros medievales que se conservan, el de Pembridge, del siglo XIV.

"El museo mostrará tesoros que datan de hace 5.000 millones de años de historia provenientes de todos los rincones del planeta", señaló Gordon, para quien el público que puede visitar la institución incluye tanto a los turistas y las familias como a los estudiantes y los investigadores interesados en la ciencia, la historia y el mundo natural.

Gordon indicó que la mayoría de los objetos que se exhibirán por primera vez a partir de julio habían permanecido ocultos durante años en los almacenes del museo y fueron redescubiertos durante el proceso de reforma del edificio.

La medalla de oro que recibió el escocés Alexander Fleming al ganar el Premio Nobel de Medicina en 1945 por descubrir la penicilina, la televisión en color más antigua que se conserva y una estatua del ingeniero James Watt encargada tras su muerte son algunos de los objetos que saldrán a la luz pública por primera vez.

El nuevo museo, cuya reforma ha costado alrededor de 46 millones de libras (52 millones de euros o 72,8 millones de dólares), contará con un vasto espacio dedicado al mundo natural, en el que podrán verse miles de especímenes zoológicos, entre ellos esqueletos de grandes cetáceos y dinosaurios.

La historia de la ciencia y la tecnología tendrá asimismo un lugar destacado en el museo de Edimburgo, hasta el punto de que el director de la institución subrayó que el espacio reservado a esas disciplinas será "uno de los más completos del mundo".

Los arquitectos encargados de la reforma han tratado de mantener los materiales originales del edificio del museo, construido en su mayor parte en 1866 e inspirado en el ya desaparecido Palacio de Cristal londinense.

"Hemos tratado de devolver al edificio su grandeza original y recuperar la deslumbrante visión de sus creadores", afirmó el director de la institución escocesa.

Entre los espacios renovados figuran la gran sala principal del museo, con techo de vidrio, y una larga galería recorrida por arcos de piedra que hasta ahora servía de almacén y que se convertirá en la recepción principal para los visitantes.