Lunes, 23 de Mayo de 2011

El PSOE celebrará primarias y rechaza un adelanto electoral

El vicesecretario general del PSOE reconoce que el resultado es malo, lo atribuye a la crisis y asegura que "nadie" de la Ejecutiva ha planteado celebrar un Congreso.

PÚBLICO.ES ·23/05/2011 - 13:38h

El PSOE descarta celebrar un Congreso y, mucho menos, adelantar elecciones. Pese a la debacle electoral en los comicios municipales y autonómicos celebrados este domingo, el partido seguirá con la hoja de ruta que ya esbozó el secretario general del partido, José Luis Rodríguez Zapatero, cuando anunció el pasado 2 de abril que no repetiría como candidato a la presidencia del Gobierno en las elecciones de 2012: se celebrarán primarias, de las que saldrá la figura que competirá en las elecciones generales de marzo de 2012.

"Nadie ha planteado que se celebre un Congreso"

Según ha reconocido el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, "nadie" de la Ejecutiva celebrada esta mañana "ha planteado que se celebre un Congreso". Tampoco se ha alzado voz alguna para presentarse como candidato a las primarias. Al menos, ha matizado Blanco, "nadie" se lo ha comunicado a él. 

El futuro más inmediato del PSOE, es decir las primarias, ha sido la cuestión que más preguntas ha suscitado tras la intervención del también ministro, marcada por un cariz optimista, asumiendo el hundimiento pero valorando la parte positiva: con la derrota se saca más energía para levantarse. 

La evidencia de la derrota

En ningún momento se ha dudado en calificar la derrota de severa e incontestable. "Es evidente que, con carácter general, el PSOE ha perdido estas elecciones", ha señalado Blanco para recordar que el retroceso socialista no se ha traducido en un incremento equivalente de votos hacia los conservadores: "Todo es más por el retroceso del PSOE que por el avance del PP", ha resumido.

"Es el momento de la cohesión, de demostrar la fortaleza del partido"

Sacando fuerzas de flaqueza (ha reconocido que apenas ha dormido y la fatiga era patente en su rostro), Blanco ha intentado inocular optimismo entre los socialistas al defender que "no es el momento de lamentarse, sino de levantarse. Y para levantarnos debemos ejercer la responsabilidad que los ciudadanos nos han encomendado", ha dicho para insistir en que "es el momento de la cohesión, de demostrar la fortaleza del partido".

"Hemos recibido los resultados con realismo. Ni nos engañamos ni intentamos engañar a nadie. Sabemos que los votantes han querido darnos una seria advertencia. Nos damos plenamente por enterados", ha agregado.

El culpable, la crisis

Al igual que hizo ayer el secretario general del partido, Blanco ha atribuido el batacazo electoral a la crisis económica y al impacto que ha tenido sobre la sociedad española. "Ayer era la primera ocasión en la que los ciudadanos podían votar desde el inicio de la crisis. Era normal que se trasladara el enfado a las urnas", han asumido desde el partido, que sigue fijando la recuperación económica, la creación de empleo y las reformas como prioridades en los próximos meses.

Noticias Relacionadas