Lunes, 23 de Mayo de 2011

Fernández Ordóñez culpa al Gobierno del "horror a contratar"

El supervisor no da tregua al Ejecutivo y le urge a hacer más reformas

MIGUEL ALBA ·23/05/2011 - 12:06h

En el día de la resaca electoral, con el spread (prima de riesgo) de la deuda española con picos de 260 puntos, con media Europa alterada ante la rebaja de la calificación crediticia a Italia y las dudas sobre el rescate griego, Miguel Ángel Fernández Ordóñez no reprimió su cíclica vena de jugar a ser titular de economía. Y lo hizo avalado por su autoaprobado a la gestión del proceso de reestructuración del sistema financiero. "Cualquier otra alternativa, como, por ejemplo, la de inyectar capital en las cajas sin condicionarlo a su reestructuración habría podido tener más desventajas que ventajas, en comparación con la opción elegida por el legislador", sentenció el gobernador del Banco de España durante su intervención en la apertura de la Asamblea de socios del Instituto de Empresa Familiar.

En este foro, Fernández Ordóñez mantuvo un duro tono contra el Ejecutivo, al que instó a reconocer que "tenemos problemas" y le exigió una batería de reformas fiscales y laborales para que "los empresarios españoles no tengan horror a contratar". Fue su intento de marcar agenda en una semana clave para la negociación colectiva. Una reforma que los sindicatos quieren cerrar esta misma semana hoy se reúnen la CEOE y las centrales pero que, sin embargo, alguna voz influyente en el mundo empresarial español estimaba ayer que aún necesita más horas de cocción.

En ese debate entró ayer de lleno el supervisor entre recriminaciones constantes al Gobierno, al que acusó de pensar que la "principal fuente" de las dificultades económicas "era la crisis económica internacional una de las razones presentadas por José Luis Rodríguez Zapatero para explicar el varapalo electoral y no los desequilibrios acumulados por una larga expansión basada en el endeudamiento y el deterioro de nuestra competitividad".

"Los españoles teníamos unos problemas propios que debíamos resolver", enfatizó Fernández Ordóñez. Los principales, según el supervisor, la rigidez normativa e institucional para la creación de empleo, el bajo nivel educativo de la población activa y el alto endeudamiento.

En su batería de propuestas para la creación de empleo, el gobernador condiciona salarios a productividad, reclama un marco legal e institucional que elimine dificultades a la contratación y permita generar puestos de trabajo sin que el PIB crezca un 2%, además de explorar el modelo de los países nórdicos de la flexiguridad, que protege tanto a empresarios (más facilidad de contratación y control de la política de los salarios) como a los trabajadores, al reforzarles la protección social. "El problema ahora", recalcaba Fernández Ordóñez, "es que ni las empresas pueden ofrecer empleos ni los trabajadores tienen la opción de decidir si quieren aceptar o no esos trabajos".

Además, aprovechando su discurso, el gobernador insistió en su teoría reformista para que España deje de estar castigada por el mayor coste de financiación de su deuda. "Pagar un spread del orden de 200 puntos básicos durante mucho tiempo podría acabar reduciendo la oferta del crédito", insistió.

Sobre el proceso de reforma de las cajas, Fernández Ordóñez matizó que el FROB entrará en "cuatro o cinco cajas". Una de ellas, Novacaixagalicia, vendió ayer el 15,8% de Pescanova por 20,8 millones de euros. "Aquellas que no cumplan con el plan de recapitalización habrá que intervenirlas y venderlas en el mercado", sentenció.