Lunes, 23 de Mayo de 2011

Mata a machetazos a tres familiares de su exmujer

La exesposa y su madre resultaron heridas, aunque los dos niños de la pareja no sufrieron daños físicos

Ó.L.F ·23/05/2011 - 09:51h

La Guardia Civil detuvo ayer a José Manuel Álvarez Fernández, un minero de 42 años, como presunto autor de la muerte a machetazos en Degaña (Asturias) de tres miembros de la familia de su exmujer.

Los fallecidos son el padre y el hermano de ella, Miguel Ángel B. A. y Roberto B. R., y Jorge M.V., maestro y actual compañero sentimental de la mujer. En el suceso también resultaron heridas la mujer, que tuvo que ser trasladada al Hospital Central de Asturias con un neumotórax, y su madre, que fue atendida de varias cuchilladas en el Hospital de Cangas. Los hijos que compartían el presunto homicida y su expareja, de 6 y 10 años de edad, que se encontraban en la casa cuando ocurrieron los hechos, no sufrieron daños físicos.

Los crímenes se produjeron sobre las 5.45 de la mañana, cuando José Manuel Álvarez, que reside en el cercano municipio leonés de Villablino, acudió en su vehículo, un Opel Vectra de color negro, a la localidad y accedió a la vivienda donde dormían las víctimas tras derribar la puerta con un mazo.

Una vez dentro, el presunto agresor apuñaló "a todo el que salía a su paso", según fuentes conocedoras de la investigación. Pese a ello, la exmujer del presunto agresor pudo telefonear a una amiga y esta, a su vez, dar la voz de alarma al puesto de la Guardia Civil del pueblo, cuyos agentes acudieron rápidamente al lugar. Al llegar, pudieron observar cómo José Manuel abandonaba el lugar a toda velocidad en su coche, que llegó a impactar con el todoterreno policial.

Las Fuerzas de Seguridad montaron inmediatamente controles en las carreteras cercanas y, sobre todo, en la que llevaba al pueblo donde residía el presunto agresor por si intentaba volver allí. Las sospechas de la Guardia Civil iban bien encaminadas, y sobre las 6.40, menos de una hora después del crimen, una patrulla del Instituto armado daba el alto al vehículo en el que huía José Manuel en Cabualles de Abajo (León), a 19 kilómetros del lugar del suceso, entre Degaña y Villablino, y le arrestaba . El agresor, que presentaba una herida en la cabeza y cortes leves en las manos, causados estos últimos muy posiblemente por la violencia con la que asestó los machetazos a sus víctimas, fue trasladado a un hospital cercano. Tras ser curado, fue conducido al cuartel de la Guardia Civil en la localidad de Cangas de Narcea, a la espera que el juzgado de guardia de la localidad le tome declaración.

La mujer concurrió a las elecciones municipales en la lista del PSOE

Un domingo con problemas

Según fuentes de la investigación, el inicio del drama empezó a escribirse el domingo, el día de las elecciones. Ese día José Manuel salió a pasear con sus dos hijos, votó en torno a las ocho de la tarde y, posteriormente, acercó a los niños a la casa de su exmujer, como marcaba el régimen de visitas tras la separación de ambos. Allí, el presunto agresor descubrió que el nuevo novio de esta se encontraba en la vivienda y que la familia de su exmujer se mostraba segura de que iba a conseguir el acta de concejala por el PSOE en la localidad de Degaña.

Calificado de hombre muy celoso, los investigadores creen que José Manuel regresó a su casa y durante horas estuvo barruntando su venganza. Finalmente, de madrugada, salió de la vivienda donde residía con su madre desde su separación hace dos años y se dirigió a la vivienda de la familia de su exmujer. Al llegar, lo primero que hizo fue pinchar los coches que había aparcados en la calle. Luego, tiró la puerta abajo con una maza.

El consistorio ha decretado tres días de luto oficial por lo ocurrido

Minutos después, José Manuel dejó repartidos tres cadáveres en la vivienda. El hermano, en medio del pasillo. Su padre, en la puerta de la habitación de su hijo. El nuevo compañero de la mujer, en el dormitorio que compartían ambos, donde ella resultó herida. La madre fue atacada en la habitación de los niños, que sólo presenciaron esa agresión aunque oyeron las demás.

Las investigaciones barajan la hipótesis de que el agresor entró en la vivienda dispuesto a matar a todos sus ocupantes, salvo a los pequeños. De hecho, fue acuchillando a todos los que salían a su paso. La hipótesis tendrá que aclararla el presunto autor, al que la Guardia Civil tomará declaración hoy, una vez haya oído el testimonio de sus dos hijos, según fuentes conocedoras del caso.

En Degaña, todo el pueblo se reunió ayer por la tarde para acompañar a la familia en su duelo y mostrar su rechazo por lo ocurrido. Se decretaron tres días de luto y todas las banderas del municipio se colocaron a media asta y con un crespón negro.

El delegado del Gobierno en Asturias, Antonio Trevín; el teniente coronel de la Comandancia de la Guardia Civil de Oviedo, Eduardo Martínez Viqueira; el coronel jefe José María Feliz Cadenas, y la coordinadora de violencia de la mujer de la Delegación del Gobierno, Elena Menéndez Requejo, confirmaron ayer que no constan oficialmente denuncias de maltrato contra José Manuel, si bien enmarcaron el crimen dentro de los casos de violencia de género.

Falta información

Por su parte, el delegado del Gobierno contra la Violencia de Género, Miguel Lorente, prefirió esperar a conocer los detalles para definir la tragedia como un nuevo episodio de violencia machista, informa Vanessa Pi. "Todavía no tenemos suficiente información", justificó. "También podría haberse dado un conflicto previo, como por una separación en que el agresor no hubiera recibido lo que quería, o podría haberse dado un problema familiar de otro tipo", aclaró.

No obstante, Lorente reconoce que este "puede ser perfectamente un caso de violencia machista extendido". Según explica, en tales casos, el agresor mata a las personas que considera culpables de su situación. En este caso serían el novio, el padre y el hermano de suexpareja.

Teléfono de atención a las víctimas de violencia de género: 016 (Es gratuito y no deja rastro en la factura)