Lunes, 23 de Mayo de 2011

El CSD pedirá informes del accidente de Pozoblanco

Preocupación por la seguridad en los rallys españoles

I. ROMO ·23/05/2011 - 08:20h

La seguridad de los rallys en España sigue sin estar garantizada. El fallecimiento de dos espectadores (uno de ellos, un chico de 14 años) el sábado en Pozoblanco (Córdoba) ha desatado una vez más las alarmas y las grandes interrogantes que existen acerca de la seguridad en este tipo de competiciones. Se cumplen dos años de la serie de reportajes llevados a acabo por Público en los que se denunciaban los riesgos que corren los espectadores que acuden a ver estas pruebas.

Las autoridades deportivas comienzan a reaccionar. Un portavoz del Consejo Superior de deportes (CSD) señaló ayer a este diario que van a interesarse por las circunstancias del accidente. "Lo primero que queremos es manifestar nuestra tristeza por este drama sucedido en una competición deportiva. Y en segundo lugar, el CSD va a informarse y analizar las características del accidente y las condiciones de seguridad con las que se llevó a cabo la competición", manifiestan desde el Consejo.

De cara al futuro, reforzar las medidas de seguridad va a ser uno de los objetivos del CSD. "La seguridad siempre debe ser una de las prioridades máximas en una competición. Hay que conseguir que las garantías sean máximas para los espectadores que presencian un rally y vamos a trabajar a fondo en evitar más fallecimientos", concluye el portavoz del máximo organismo del deporte español.

Con el accidente del sábado ya son ocho los espectadores fallecidos en la última década. En 2001 se produjo un accidente en Jerez de los Caballeros (Badajoz) con dos víctimas mortales.

Tres años más tarde la tragedia visitaba la Subida al Algar una prueba gaditana en la que moría un niño de 4 años y otras dos personas resultaban heridas de gravedad tras la salida de un vehículo. El sábado se repitió la tragedia.

Noticias Relacionadas