Lunes, 23 de Mayo de 2011

Bauzá recobra el Govern para el PP

El PP arrasa en el archipiélago al lograr 35 de los 59 escaños del Parlament balear

A. G. ·23/05/2011 - 01:00h

José Ramón Bauzá, líder del PP balear. efe

José Ramón Bauzá, líder del PP balear, recuperó anoche el archipiélago para su partido. Con el 85,29% escrutado, los conservadores obtenían 35 escaños de un total de 59, lo que le coloca una plácida alfombra de mayoría absoluta hacia el camino del Consolat del Mar, sede de la presidencia del Govern, ocupada desde 2007 por el socialista Francesc Antich. Con el porcentaje referido escrutado, los socialistas mantenían los 20 escaños de 2007. Pero la unificación del voto de derechas, disperso hace cuatro años entre varias formaciones conservadoras, ha beneficiado a Bauzá con nitidez. Los herederos políticos de Unió Mallorquina (UM), tan golpeada como el PP por la corrupción, desaparecen del mapa parlamentario.

Voto aglutinado en la derecha

La sombra de Jaume Matas, anterior presidente de las Illes y en libertad bajo fianza de tres millones por presunto soborno, no ha entorpecido ni por asomo el camino de su sucesor hacia una victoria acelerada por la ya tradicional atomización de la izquierda balear. Ni el ya famoso palacete, ni las joyas ni el fraude a Hacienda han hecho mella en el electorado, que ha apostado por un PP que ha presentado la renovación como una de sus grandes bazas.

Bauzá ha logrado que calen en el electorado dos mensajes cruciales. El primero es que Balears necesita un gobierno fuerte, que genere confianza en el empresariado y ajeno a vaivenes.

El segundo elemento de su discurso ha sido que el partido se ha regenerado mediante el apartamiento de todos y son muchos sus imputados por corrupción. En efecto, y a diferencia de lo ocurrido en el PP valenciano, Bauzá ha impedido que se le colara en las listas un solo encausado. Salvo descubrimientos posteriores, ese hecho garantiza una legislatura con menos sobresaltos que la anterior.

En una comunidad de ida y vuelta donde conservadores y socialistas se han turnado en la presidencia del Govern desde 1999, el triunfo del PP devuelve a los socialistas a las catacumbas de la oposición. En esos bancos, el partido de Antich tendrá que compartir protagonismo con menos formaciones y coaliciones que las existentes en 2007.

La atomización del voto progresista se ha hecho notar en la mayor de las islas del archipiélago. En Mallorca, el PP logra 19 de los 33 escaños en juego. El PSOE, 10. Y el PSM, una formación también socialista, cuatro. Entre Esquerra Republicana e Izquierda Unida sumaron en la isla 13.000 votos que no se han traducido en ningún asiento en la Cámara balear.

El PP, en cambio, ha aglutinado el voto de derechas de manera formidable. A falta de análisis territoriales más precisos, los primeros datos indican que Convergèngia per Les Illes (CxI), heredera política de Unió Mallorquina (UM) ha desaparecido en beneficio del PP. Los tres escaños que en 2007 tuvo la formación históricamente liderada por María Antonia Munar han ido a parar a las listas de Bauzá.

Consulta todos los resultados