Lunes, 23 de Mayo de 2011

El PP arrolla al PSOE y logra el poder en todas las capitales

Zoido consigue una histórica mayoría absoluta en Sevilla, lo que deja tocado a Griñán

RAÚL BOCANEGRA ·23/05/2011 - 01:00h

El PP se llevó todos los premios gordos en estas elecciones. Logró una histórica mayoría absoluta en Sevilla y arrolló por primera vez en unas elecciones en Andalucía, con un 49% de los votos frente al 29% del PSOE. La victoria del candidato conservador en Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y la pérdida de unos comicios por primera vez desde 1979, cuando UCD, el desaparecido partido de Adolfo Suárez, ganó las municipales de ese año, deja a los socialistas en una situación extremadamente peligrosa de cara a las próximas autonómicas, con el PP lanzado.

La debacle socialista, además de inédita, es mayúscula, si se tiene en cuenta que de todas las capitales de provincia y principales ciudades no gobernarán ninguna. Perderían así también Jaén, que dirigían, al igual que en Sevilla, en coalición con IU. Los ciudadanos de las urbes andaluzas concluyen así su deriva hacia la derecha y abandonan las opciones progresistas. El tan mentado cambio de ciclo en Andalucía ha comenzado. Estos resultados presagian una amplia victoria del PP en las próximas autonómicas. Zoido, con un trabajo a pie de calle a lo largo de cuatro años, ha logrado lo que sólo había conseguido hasta ahora el socialista Manuel del Valle en 1983: gobernar Sevilla (704.198 habitantes) en solitario. Soledad Becerrilfue alcaldesa por el PP cuatro años, entre 1991 y 1995, con el apoyo del andalucista Alejandro Rojas Marcos. El PP logró ayer 20 ediles, con más de 150.000 votos, lo que supone el 48% del total. El desplome de los socialistas, que pasan del 40% de los sufragios al 30%, lo que les lleva a perder cuatro concejales y estancarse en unos pírricos 11, y la caída de IU, que pasa del 8% de los apoyos al 7%, para situarse en dos ediles, cuando antes tenía tres, han servido en bandeja el gobierno de una de las llaves de las próximas autonómicas al PP. El pacto de izquierdas no podrá ser reeditado de nuevo.

El PP gana cuatro diputaciones: Málaga, Granada, Almería y Cádiz

Liderazgo en riesgo

Este escenario pone en riesgo el liderazgo de José Antonio Griñán, quien acudía a unas elecciones por primera vez con los galones de general en jefe. A pesar de que él mismo y su guardia pretoriana han manifestado por activa y por pasiva que Griñán nada se jugaba en unas municipales, estos resultados pueden remover las estructuras del partido ante la perspectiva de perder el Gobierno andaluz. La crisis económica, el millón de parados y el escándalo de corrupción de Mercasevilla y de los ERE han desgastado la marca PSOE hasta niveles jamás vistos en la Comunidad. Griñán achacó ayer los malos resultados a la crisis económica y manifestó que los datos servirían para "seguir trabajando con ilusión y ganar las próximas autonómicas". "Los resultados andaluces no son peores que en el conjunto de España", añadió. "El PP, con estos resultados, no ganaría las elecciones autonómicas", remachó.

El vuelco es espectacular. En los pasados comicios, celebrados antes del inicio de la crisis económica, el PSOE ganó con holgura en Andalucía. Obtuvo 8,56 puntos de ventaja sobre el PP. Esta vez pierde por nueve puntos, lo que implica un giro monumental. El PSOE sólo consigue ganar en número de concejales, pero su hegemonía queda en entredicho. Ha obtenido en esta ocasión 3.791 frente a los 3.109 del PP. El resultado de 2007 fue de 4.394 frente a 2.395. "No es bueno, pero tenemos más concejales que ninguna otra fuerza política", dijo Griñán.

Griñán achacó los malos resultados de su partido a la crisis económica

Javier Arenas sale muy reforzado de estas elecciones. Con un liderazgo en su partido asentado a pesar de los fracasos previos, Arenas ya no vuela solo con el viento de cola de las encuestas. Ya tiene unos resultados electorales a los que acudir para infundir entusiasmo a sus colaboradores, dirigentes y electorado, ya movilizado por sí mismo.

Los tambores de guerra en el PSOE de Sevilla comenzaron ayer mismo. En una decisión con poco precedentes, el mismo día de la jornada electoral, antes aún de que se cerrasen los colegios electorales, el secretario general de la agrupación Bellavista, Raúl Medinilla, anunció su intención de disputarle la secretaría general del PSOE de Sevilla a José Antonio Viera, exconsejero de Empleo, salpicado por el escándalo de los ERE.

El PSOE no ha logrado mantener Jaén, única localidad donde repetía el candidato. Los ciudadanos no han tenido tiempo de conocer a los cabezas de lista socialistas, que acudían en todas las capitales con caras nuevas. Esta es una de las razones que han llevado a la pérdida de la alcaldía de Sevilla. El candidato socialista, Juan Espadas, ha tenido solo un año para presentarse a los ciudadanos y competir con Zoido, que ya se presentó en las pasadas elecciones, y que, día a día, siempre dispuesto a abrazar una nueva mano, ha ido poco a poco ganándose la confianza de los sevillanos. El caso Mercasevilla, que aunque fue denunciado por la Junta de Andalucía, ha sido capitalizado por el PP, también ha contribuido a la victoria conservadora.

Pérdida de Diputaciones

La caída de IU en Sevilla, tras la imputación de su candidato, Antonio Rodrigo Torrijos, por el caso Mercasevilla, poco antes de que comenzara la campaña, ha podido lastrar sus resultados. En Andalucía, donde había obtenido el 12% de los votos en 2007, IU se mantuvo en el mismo porcentaje. Sin embargo, su derrumbe en su histórico feudo de Córdoba, agrava estos resultados.

El recuento definitivo acabó con el monopolio socialista en las diputaciones provinciales. El PP ha recuperado las de Málaga y Almería y logra la mayoría en las de Cádiz, Córdoba y Granada.

Consulta los resultados en Andalucía

Noticias Relacionadas