Lunes, 23 de Mayo de 2011

"Si no recibimos ayudas, Grecia irá a la quiebra"

El primer ministro heleno lanza un órdago a los dirigentes del FMI

PÚBLICO ·23/05/2011 - 08:00h

Papandreu, junto a Jurgen Stark, en una conferencia. ap

El Gobierno griego ha decidido lanzar un órdago al Fondo Monetario Internacional (FMI) para aligerar los plazos en los que debe recibir las ayudas internacionales para su rescate económico, ahora que la troika FMI, UE y BCE ha empezado a presionar para reclamar más ajustes y está planteando nuevas condiciones para hacer las próximas entregas de fondos. El primer ministro griego, el socialista Yorgos Papandreu, advirtió ayer de que si su país no recibe en junio el quinto tramo de la ayuda externa de 12.000 millones de euros, como estaba previsto, entrará en quiebra. "Esa opción [no recibir el dinero] significaría la quiebra", declaraba el mandatario en el diario ateniense Eznos. Desde que la zona del euro y el FMI otorgaron a Grecia un rescate trienal de 110.000 millones hace un año, Grecia ha recibido 53.000 millones y espera otros 8.700 millones de parte de la zona del euro y 3.300 millones del FMI en junio.

Junto a esta inyección externa, los dirigentes helenos han dado esta semana una vuelta de tuerca a su programa de ajustes al anunciar la desinversión del Estado de la mayor parte de sus participaciones en empresas privadas para conseguir liquidez a corto plazo. El jefe de Gobierno destacó la necesidad de acelerar el programa de privatizaciones y empezar ya en junio, es decir, "lo antes posible", aunque excluyó que pasen a manos privadas empresas de servicios públicos. El Ministerio de Finanzas publicó la semana pasada una lista de privatizaciones de empresas que incluye la venta de las quinielas, loterías, apuestas hípicas, autopistas y la administración de aeropuertos, entre otros, y nombró a los bancos que se encargarán de la colocación.

"Ya he comunicado a Lanbide que estoy interesada", dice una parada de 29 años

Según el diario ateniense Kazimerini, esta urgencia se debe a la precaria situación de las arcas públicas. En su edición dominical, Kazimerini enfatizaba que el Estado tiene dinero sólo hasta julio y que los acreedores extranjeros "exigen que un nuevo programa de austeridad sea aprobado por el Parlamento con la mayor cohesión posible".

Como respuesta, Papandreu puntualiza que "es indispensable que se implemente el programa de ajuste fiscal y reformas" en alusión al plan para recaudar 76.000 millones hasta 2015 con recortes de gastos públicos, reestructuración de activos del Estado y privatizaciones de empresas y bienes públicos. Los expertos del FMI y la UE llegarán esta semana a Atenas para revisar en detalle el nuevo programa, del que puede depender la concesión de una ayuda adicional de unos 60.000 millones. En este sentido, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, propuso el sábado que se cree un servicio europeo independiente para el Estado griego que supervise las privatizaciones para realmente obtener en cuatro años los 50.000 millones previstos.

Papandreu considera el nuevo programa "no sólo como un plan para reducir el déficit, condición para que el país sobreviva, sino como una hoja de ruta para la creación de una nueva Grecia". "No se ve por el momento que Grecia esté en condiciones de cumplir sus obligaciones saliendo a los mercados en 2012", reconoce el primer ministro, quien prometió que no retrocederá, y solicitó el apoyo de la oposición, "ya que lo que está en juego no es si este Gobierno tendrá o no éxito, sino la mera supervivencia del país".

Papandreu afirmó que "la reestructuración de la deuda está fuera de cuestión tanto para Grecia como para sus socios".