Lunes, 23 de Mayo de 2011

Competencia bate un récord de sanciones en lo que va de año

Desde enero, la CNC ha impuesto 116,6 millones de euros en multas, frente a los 112,3 millones del mismo periodo en los tres años anteriores

 

A. M. VÉLEZ ·23/05/2011 - 08:00h

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) no para. En lo que va de 2011, el organismo que vela por el correcto funcionamiento del mercado ha castigado las conductas contrarias a la libre competencia de empresas y patronales con sanciones que alcanzan un importe total de 116,6 millones de euros. Es una cifra récord para estas alturas del año: la cuantía de las sanciones de estos cinco meses supera con creces la suma de las multas impuestas por la entidad en los tres ejercicios anteriores durante ese mismo periodo (112,3 millones).

Está por ver si, cuando acabe el año, la CNC batirá su récord de sanciones, los 197,2 millones del año 2009. Esa abultada cifra se debió, en gran parte, a que en noviembre de ese año el organismo impuso la mayor multa de la historia de España en materia de competencia (120,7 millones) a seis grandes aseguradoras que, entre 2002 y 2007, habían formado parte de un cártel para fijar precios mínimos en el seguro decenal de daños a la edificación de viviendas.

El sector más castigado ha sido el eléctrico, con 115,2 millones

Provisional

Desde que se creó, hace tres años y medio, la CNC ha impuesto sanciones por un importe global de 426,3 millones. No es seguro que ese dinero, que va directo a las arcas del Ministerio de Economía y Hacienda (al que está adscrito el organismo), y que equivale, por ejemplo, a más de la mitad del presupuesto del Ministerio de Cultura para este año (742 millones) vaya a recaudarse íntegramente. En ocasiones (en torno al 20% de los expedientes), las empresas multadas recurren en los tribunales las multas del guardián del mercado. Y, a veces, los jueces les dan la razón: en 2007, por ejemplo, la Audiencia Nacional anuló una multa del antiguo Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) a Telefónica, por importe de 57 millones, que, en su momento (2004), había sido la mayor de la historia de ese organismo, antecesor de la CNC.

El frenesí sancionador del organismo que preside Luis Berenguer en lo que va de 2011 se explica por varias razones. Una de ellas es que la CNC acaba de imponer la segunda mayor sanción de la historia (61,2 millones) a las cinco principales compañías eléctricas y a la patronal que las agrupa, Unesa, por poner trabas en el cambio de comercializador y pactar precios.

En torno a un 10% de los expedientes se abren gracias a chivatazos

El sector eléctrico, que recurre sistemáticamente las multas que le imponen, y que ha recibido duras críticas de Berenguer (partidario de trocear estas empresas para reducir su poder de mercado), ha sido, tras el de los seguros, el más castigado por la CNC en los últimos años, con sanciones por importe de 115,2 millones.

Hay otros motivos para el espectacular incremento de las sanciones del organismo en lo que va de año, que no se corresponde, en cambio, con el número de expedientes investigadores abiertos: lleva 18 desde enero, una cifra similar a los 20 del mismo periodo de 2010.

Aunque la autoridad española de la competencia tiene una larga trayectoria el antiguo TDC se creó hace casi medio siglo, en 1963, la CNC es muy joven: su nacimiento data de septiembre de 2007, tras la fusión del TDC y el antiguo Servicio de Defensa de la Competencia (SDC), en una reforma de gran calado, que dotó al recién creado organismo de más independencia, funciones y poderes, tras la aprobación de la nueva Ley de Defensa de la Competencia.

Desde la CNC se declaran "satisfechos" con la labor realizada y las herramientas puestas a su disposición con esa reforma, que se ha saldado, hasta el momento, con la apertura de 154 expedientes de investigación (una media de tres por mes). Dichos expedientes (que no siempre acaban en sanción) tienen un plazo de resolución de 18 meses.

"El cambio operado ha sido muy importante", dicen fuentes del organismo, que destacan que este funciona ya "a pleno rendimiento". Además, añaden, el denominado programa de clemencia, que, desde 2007, ofrece a los infractores que confiesen rebajas o exenciones en las multas por conductas prohibidas, "está dando ya su fruto".

En la agenda

"La intensidad de la actividad investigadora ha alcanzado una velocidad desconocida en España, con inspecciones domiciliarias frecuentes y en los sectores más variados", añaden las citadas fuentes, que se felicitan porque los informes no vinculantes que publica la entidad para promover la competencia han "logrado colocar en la agenda de la política económica algunos de los temas (como el de los carburantes de automoción) que la CNC considera prioritarios". Este asunto ha provocado un cruce de declaraciones entre Berenguer y el presidente de Repsol YPF, Antoni Brufau, que ha mostrado su "hartazgo" por las críticas del presidente de la CNC al "monopolio" que existe, a su juicio, en el sector. La primera petrolera española ha amenazado con presentar una querella contra el organismo, aunque aún no lo ha hecho.

En el caso del programa de clemencia, una idea que ya aplicaba con éxito desde hace años la autoridad europea de la competencia, hasta ahora se han cerrado cuatro expedientes con sanción. Las multas más abultadas fueron las impuestas al sector de la peluquería profesional (por importe de 51 millones), por un cártel que databa de 1989; y a ocho empresas del sector logístico, por valor de 14,1 millones. No obstante, el caso que más impacto tuvo (fue la primera sanción por este mecanismo, a comienzos de 2010) fue el de tres fabricantes de gel de baño multados con ocho millones por ponerse de acuerdo para reducir el tamaño de sus envases sin reducir los precios. La alemana Henkel se libró de pagar la sanción que le correspondía (4,27 millones) por ser la primera en delatar a sus compinches; y Sara Lee vio reducida su multa un 40% (hasta 3,71 millones) por colaborar en la investigación.

La CNC asegura que hay "muchos otros" casos por venir gracias al programa de clemencia, aunque no aporta detalles para no entorpecer las pesquisas. El presidente del organismo, Luis Berenguer, dio una pista en marzo pasado: el porcentaje de expedientes abiertos gracias a este sistema "debe rondar el 10%", dijo, en entrevista con Público.

Entre los retos del organismo, en la CNC destacan, además del de continuar con su labor en un momento de restricciones presupuestarias (ver información adjunta), el de situar a la entidad "al nivel de las mejores autoridades de competencia a nivel europeo"; el de realizar una vigilancia más intensa de sus resoluciones, y el de la colaboración con las autoridades de competencia autonómicas.

El organismo insiste en que le faltan recursos

"Tanto en el terreno de la persecución de las conductas prohibidas como en la promoción de la competencia, nuestras actividades han generado nuevas demandas que es probable que no seamos capaces de atender con nuestros recursos actuales, tanto presupuestarios como humanos", dicen fuentes de la CNC, que insisten en una queja que ya ha manifestado en otras ocasiones el presidente del organismo, Luis Berenguer. Este se ha mostrado partidario de "fórmulas de financiación más objetivas" para el regulador, como la imposición de tasas a determinados sectores, en lugar de que la CNC dependa directamente de los Presupuestos del Estado, como ahora. 

Noticias Relacionadas