Lunes, 23 de Mayo de 2011

Gallardón pierde tres ediles aunque mantiene la mayoría

Los socialistas también pierden tres concejales e IU gana uno. UPyD se estrena con cinco representantes

IÑIGO ADURIZ ·23/05/2011 - 00:35h

El campeón de la deuda se convirtió ayer en el único alcalde del PP de una gran ciudad que perdió apoyo en las urnas. Alberto Ruiz-Gallardón revalidó su tercera mayoría absoluta en el consistorio, pero obtuvo peores resultados que en 2007. Su partido perdió tres escaños y se queda con 31.

Los conservadores registraron un 49,7% de los votos, frente al 23,9% que obtuvo el socialista Jaime Lissavetzky, cuyo partido perdió tres concejales y se queda con 15. El candidato de IU, Ángel Pérez, obtuvo el 10,7% y sube de cinco a seis ediles. UPyD, con David Ortega a la cabeza, entra con fuerza en Madrid con el 7,8% de los votos y cinco concejales.

Los madrileños han revalidado la gestión de su alcalde pese a que, en la última legislatura, ha convertido al consistorio en el más endeudado de España, con 6.453 millones de euros. Una cifra que por sí sola acapara el 25% de la deuda de los 8.116 ayuntamientos del país.

Pero los ciudadanos no han pasado por alto el fracaso de la candidatura de Madrid 2016 como sede olímpica, ni el elevado coste de las grandes obras estrella del regidor, como el proyecto Madrid-Río, que ha articulado un gran espacio verde en torno al Manzanares, o la remodelación del Palacio de Cibeles, donde se ha ubicado la sede de la Alcaldía.

IU no consigue captar el voto de la izquierda que pierde el PSOE

Durante la campaña el alcalde huyó de las grandes propuestas y se centró en vender su gestión al frente del consistorio en los últimos ocho años, algo que ha parecido funcionarle en parte, a tenor de los resultados de ayer.

En todo caso, el más perjudicado de ayer fue el candidato socialista, Jaime Lissavetzky. La debacle de su partido a nivel nacional también se sintió en la capital, donde el PSOE empeoró el resultado obtenido en 2007 por el hoy ministro de Industria, Miguel Sebastián, que obtuvo 18 concejales y el 30,9% de los votos. Su campaña, centrada en desprestigiar al actual alcalde por su "despilfarro", no ha conseguido superar el descontento ciudadano con el PSOE por las cifras de desempleo y los recortes.

Pese a que el viernes se dirigió especialmente a los indignados, acampados en la Puerta del Sol, advirtiéndoles de la necesidad de votar para desterrar a la derecha del Gobierno municipal, Lissavetzky es el candidato más castigado por la izquierda.

El discurso de los acampados

Izquierda Unida no ha conseguido captar todo el voto progresista que pierde el PSOE ni el de los indignados de Sol, y sólo obtiene un escaño más. En la última semana su candidato a la alcaldía, Ángel Pérez, se ha distanciado tanto de socialistas como de conservadores, haciendo coincidir su discurso con el de los acampados.

El voto indignado ha beneficiado a David Ortega, asesor de Rosa Díez

Pérez ha arremetido contra Gallardón por invertir en proyectos faraónicos mientras se ampliaba la brecha entre los distritos del norte y los del sur. La propuesta estrella del candidato consiste en destinar 420 millones, la misma cantidad que ha costado Madrid-Río, a los barrios más favorecidos.

El gran beneficiado del voto indignado con PP y PSOE es UPyD, que entra con cinco concejales. El equipo de David Ortega, asesor de Rosa Díez y profesor de Derecho de la Universidad Juan Carlos I, tratará de equilibrar la balanza entre derecha e izquierda en el consistorio.

Consulta todos los resultados