Miércoles, 16 de Enero de 2008

RACE y URJC conciencian a los jóvenes del riesgo de conducir bajo los efectos del alcohol

EFE ·16/01/2008 - 17:17h

EFE - Un joven prueba uno de los dos simuladores que el Real Automóvil Club de España (RACE) y la Universidad Rey Juan Carlos han instalado en la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de esta institución con el objetivo que comprueben, junto a dos monitores del RACE, qué sucede si un conductor ha consumido bebidas alcohólicas.

El Real Automóvil Club de España (RACE) y la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) han puesto en marcha unas jornadas para concienciar a los estudiantes de las consecuencias de conducir tras haber ingerido alcohol.

A lo largo de hoy y mañana, la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de esta universidad acoge sendos simuladores de conducción para que los jóvenes comprueben, junto a dos monitores del RACE, qué sucede si un conductor ha consumido bebidas alcohólicas.

"Eligen un escenario, urbano o interurbano, y después de realizar la conducción simulada, observan cómo sería ésta si se produjese bajo los efectos de distinto grado de alcoholemia, desde los 0,2 a los 0,8 mg/l", ha explicado Juan Antonio Sánchez, coordinador de educación vial y psicólogo del RACE.

La distancia de frenado, el tiempo de reacción y el campo de visión son algunos de los parámetros afectados por la ingesta de alcohol, como comprueban los jóvenes al utilizar los simuladores.

"Observan que podrían atropellar a un peatón o causar una colisión si hubiesen bebido alcohol", ha indicado Sánchez.

Prevenir los accidentes de tráfico "concienciando a través del conocimiento" es el objetivo de esta iniciativa, dirigida a la franja de edad con mayor índice de mortalidad por accidentes en carretera.

Según el RACE, durante 2007 el 15,3 por ciento de los fallecidos por accidente de tráfico tenía entre 14 y 25 años.

"Medidas como éstas son más efectivas a largo plazo que las sancionadoras o las punitivas", ha declarado Sánchez, para quien "no cabe un único mensaje" como causa de la reducción del número de muertos en accidentes de tráfico.

"No se puede atribuir sólo al permiso por puntos o a las reformas del Código Penal", ha señalado.

La educación vial integral es, según Sánchez, la clave para un cambio generacional "como el de otros países europeos, donde tienen cultura vial desde pequeños".