Domingo, 22 de Mayo de 2011

El músculo ideológico que fraguó el 15-M

Radiografía de los nombres y apellidos del movimiento social que ha desembocado en la acampada de la Puerta del Sol de Madrid

DIEGO BARCALA ·22/05/2011 - 08:00h

ÁNGEL NAVARRETE - Aspecto del lleno absoluto que presentó, en la medianoche del pasado viernes, la Puerta del Sol de Madrid, en el minuto cero de la jornada de reflexión.-

Muchas de las organizaciones que componen el músculo ideológico del movimiento 15-M coinciden en que el 24 de abril de 2010 se sembró gran parte de lo que estos días se cosecha en la Puerta del Sol. Aquel día, 30.000 personas hicieron el mismo trayecto entre Cibeles y Sol que se recorrió el 15 de mayo, pero para protestar contra la impunidad de los crímenes del franquismo. La indignación por la persecución del juez Baltasar Garzón por el Tribunal Supremo sacó a la calle a mucha "gente corriente", como se autodefinen los componentes de la plataforma Democracia Real Ya.

El éxito de aquella movilización llevó a parte de sus convocantes a seguir un ritual que estos días cumple su primer año. Cada jueves a las 20.00 horas acudieron a girar en torno a la estatua de Carlos III a caballo donde hoy se celebran las asambleas. Julián Rebollo, uno de los miembros veteranos de la plataforma contra la impunidad, ve clara la relación entre su movimiento y el que ahora protagonizan los jóvenes: "Estamos de acuerdo con los chavales en lo que piden, pero la sublevación no es sólo contra lo económico. El pueblo no está dormido y ante las injusticias se levanta".

La movilización comenzó con la marcha contra la persecución a Garzón

Los lemas que lucen en la entrada del metro de Sol son muy conocidos para históricos activistas como Ricardo García Zaldívar, de 65 años, presidente de Attac España. Su organización ha estado apoyando las ideas contra el neoliberalismo que inundan las pancartas. "Es un movimiento espontáneo, pero que estábamos esperando debido a la marginación de los problemas reales. Se sublevan contra Wall Street y piden que los banqueros vayan a la cárcel. Eso es Attac puro", explica García Zaldívar.

Ensayo general

"Los dos gobiernos [PP y PSOE] son esclavos del mundo financiero porque los dos gobiernos son capitalistas. La prueba es la salida de la crisis. El mundo financiero ha salido estupendamente y ya vive como antes, mientras que los demás seguimos pagando las consecuencias". Esta reflexión del escritor José Luis Sampedro define ideológicamente al 15-M. Sus palabras fueron leídas en la manifestación por una portavoz de la asociación Attac-Madrid.

Attac: "Es una protesta espontánea que estábamos esperando"

"El lema Democracia Real Ya tiene todo el sentido para pedir lo mismo que se ha hecho en Islandia. Los culpables deben pagar por ello", insiste el presidente de Attac. Muchas de las propuestas de este colectivo, que reclama gravar las transacciones financieras, han sido asumidas por Izquierda Unida. "En el tejido de esta plataforma hay muchos militantes de IU, pero nosotros estamos en contra de la transformación de Caja Madrid y ahí están implicados en IU Madrid. De ahí el éxito de un movimiento sin siglas", ejemplifica.

El ensayo general del 15-M fue celebrado el 7 de abril. La organización Juventud Sin Futuro consiguió reunir, contra pronóstico, a 5.000 personas bajo el lema "Sin casa, sin curro, sin pensión, sin miedo". Estos jóvenes, universitarios en su mayoría, son la gran fuente de reclamaciones de Democracia Real Ya. "Que nos digan que vamos a Sol de botellón nos da igual, duele más que digan, desde un punto de vista paternalista, que no sabemos lo que queremos y que no proponemos", denuncia el estudiante Pablo Padilla, de 23 años.

En la tabla reivindicativa de este colectivo es sencillo comprobar cuáles son sus propuestas. Alquiler social universal mediante un parque público compuesto por los cuatro millones de casas vacías que hay en España, muchas de ellas de los grandes especuladores, o la paralización de los recortes presupuestarios en educación. Esos dos ejemplos representan varios de los objetivos comunes del movimiento 15-M: no a la especulación y más servicios sociales públicos.

Protesta apolítica

El supuesto carácter apolítico de los manifestantes es lo más discutido por los movimientos sociales. Ni siquiera la más alejada de la lucha ideológica, como la Plataforma de Afectados por las Hipotecas Imposibles de Pagar, reconoce ser apolítica. "Nosotros hemos llevado la dación de la casa para el pago de la hipoteca y las moratorias de pago al Congreso y al Parlamento catalán. Eso es política. Apartidistas sí, pero no hemos sido nunca apolíticos", define Lucía Delgado, miembro de la asociación.

Delgado reconoce que llevan años en la pelea y, aunque colaboraron en la organización del 15-M, no esperaban tal repercusión. "Lo más bonito de esto es encontrarte a gente nueva. Puede que la movilización sea masiva porque la gente vio cómo se enchufó dinero a la banca para que fluyera el crédito y no ha sucedido así, mientras que sus beneficios sí han crecido", añade.

"Nos conocemos desde hace tiempo. Somos la generación que luchó contra la LOU (Ley Orgánica de Universidades) y contra la guerra de Irak. Quizá no sabíamos que fuera a explotar, pero en el último año ha habido mil historias", analiza el militante de IU y diputado de la Asamblea de Madrid Jorge García Castaño, de 33 años. Desde su amplia experiencia en los movimientos juveniles de Madrid, destaca la irrupción del movimiento estudiantil: "Después de la pelea anti-Bolonia se habían quedado muy tocados, pero esto iba hacia arriba".

Desde su militancia en IU, García Castaño discrepa de los que creen que el 15-M "no es de derechas ni de izquierdas". "Hay muchas similitudes con el movimiento suscitado con Garzón porque es la gente sin siglas delante, pero creo que la gran mayoría es gente de izquierdas. Vamos, en nuestro programa está clavada cada propuesta", concluye.

Fruto de la manifestación del 15-M, minutos después de que terminara la marcha y de manera espontánea, nació la acampada de Sol. "Alguien se sentó en el suelo y dijo: ¡Qué cansado estoy! Unos cuantos se lo tomaron como un símbolo, como si fuera un ¡Qué cansados estamos de los políticos, de que nos utilicen, de esta situación", cuenta Juan Cobo, portavoz de la protesta desde sus inicios.

Ahora, lo único que une a los más de 20.000 acampados durante este fin de semana en la Puerta del Sol son sus ganas de protestar. Porque sienten que, como apuntan en su manifiesto, "es mejor arriesgar y perder que perder por no haber arriesgado".

Noticias Relacionadas