Domingo, 22 de Mayo de 2011

Guardias civiles y policías bajo el mismo techo

Interior estrena en Tomelloso los nuevos centros de seguridad integral

PEDRO ÁGUEDA ·22/05/2011 - 08:20h

Imagen del Centro de Seguridad de Tomelloso. á.navarrete

Algo ha modificado el paisaje de Tomelloso (Ciudad Real, 39.000 habitantes) en el último trimestre. Cuando sus vecinos acuden a renovar el DNI o la licencia para cazar con su escopeta, contemplan una escena sin precedentes: un policía y un guardia civil detrás del mismo mostrador. Acaban de cruzar una puerta bajo un gran letrero que dice Centro de Seguridad Integral (CSI), la última iniciativa del Ministerio del Interior para optimizar recursos.

Empeñado como está el Gobierno en hacer de la coordinación policial bandera de Interior, han sido las pequeñas ciudades las que han empezado a palpar la coexistencia entre el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil. Y bajo un mismo techo. Tomelloso es la primera que seguirá contando con la Guardia Civil para tareas de seguridad ciudadana e investigación, pero incorporando una Unidad de Documentación de Españoles y Extranjería (UDE), con cinco policías nacionales.

Ambos compartían hasta ahora mandos en la lucha contra el terrorismo o la droga

Más de 30.000 habitantes

La iniciativa surge de la reclamación de una comisaría de la Policía por parte de ciudades de más de 30.000 habitantes y la cesión por parte de los ayuntamientos de los terrenos para que fueran construidas. Pero la crisis económica obligó a replantear la situación y el Ministerio del Interior respondió con los nuevos CSI, que utilizan los espacios cedidos por los ayuntamientos y acogen a policías y guardias civiles. Es el caso de Tomelloso y en breve lo será el de la localidad grancanaria de Santa Lucía de Tirajana, Arganda del Rey (Madrid) y Torrevieja (Alicante).

Hasta ahora, la convivencia entre policías y guardias civiles se limitaba a los mandos dedicados a materias estratégicas, como el terrorismo o el crimen organizado. Los atentados del 11 de marzo hicieron aflorar serias carencias en la coordinación policial que motivaron distintas iniciativas.

Tras el 11-M afloraron serias carencias de coordinación policial

La unificación de las direcciones generales de ambos cuerpos en una sola en 2004 se vio acompañada de la creación del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA) y del Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO). En Tomelloso, la coexistencia tiene otro objetivo. "Aquí viene el ciudadano y en una misma mañana puede poner una denuncia y renovarse el DNI", explica el teniente que dirige la dotación de la Guardia Civil. Antes los ciudadanos que tenían que renovar su documentación debían desplazarse a otras localidades o esperar la visita de unidades móviles dos veces al mes.

¿Y la colaboración? "Con llamar a la puerta de un despacho y pedir los datos que necesitas es suficiente", explica el inspector de la Policía. Los cinco agentes y sus dos auxiliares también tienen asignadas por ley las competencias en materia de inmigración. Para una localidad con más de 8.000 inmigrantes, la presencia de la Policía Nacional resulta fundamental.

La solución del CSI no satisface a todos. El alcalde de la localidad, Carlos Cotilla, del PP, se queja de que su Ayuntamiento cedió en 2007 terrenos para una comisaría de Policía y nuevas dependencias para la Guardia Civil que permitiera renovar la vieja casa cuartel de la ciudad. Cuatro años después, los 4.000 metros cuadrados cedidos a Interior siguen sin albergar las nuevas viviendas para los guardias y los 2.000 en los que se ha levantado el CIS no se han convertido en una comisaría de Policía. Desde Interior se achaca el malestar del PP a la identificación que hacen de "categoría de gran ciudad" con el hecho de contar con una comisaría del Cuerpo Nacional de Policía. Otro CSI funciona ya en Chiclana de la Frontera.