Sábado, 21 de Mayo de 2011

La tragedia griega de la deuda

Tres periodistas producen la versión helena de 'Inside Job', que muestra "la otra visión" de los orígenes de la crisis del euro

B. C. B. ·21/05/2011 - 22:45h

Debtocracy FINAL por BitsnBytes

 

Con un enorme cuchillo de sierra arranca el primer plano de Debtocracy. Lo más sorprendente es quién sostiene el amenazante objeto. No es un carnicero. No es un cocinero. Es Jean-Claude Trichet, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), dispuesto a cortar algo que el espectador no ve (¿una tarta?) pero que intuye (¿los derechos sociales europeos?).

Debtocracy es la llamada a la reflexión que un trío de periodistas griegos ha creado para explicar a sus paisanos, y al resto del mundo, las causas que han llevado a la moderna tragedia griega. El documental, que inicialmente sólo se ve en internet, ha superado el millón de visitas en Grecia, un país de apenas 11 millones de habitantes, y está a punto de saltar fronteras, ya que desde otros países europeos se han ofrecido a traducirlo (está subtitulado sólo en inglés y francés) para comenzar a difundir esta otra versión de lo que ha ocurrido en la crisis del euro.

"A los cuatro días ya teníamos 700.000 visitas"

"¡Una hora antes de lanzar el documental en la web el 4 de abril ya habíamos recibido 50.000 visitas, cuando no esperábamos lograr en todo el proceso más de 30.000!", explica Leonidas Vatikiotis, periodista especializado en información económica internacional. "A los cuatro días ya teníamos 700.000 visitas, y algunas teles pequeñas que no tienen presupuesto lo están echando hasta tres veces al día".

Vatikiotis ha escrito a seis manos el guión del film junto con otros dos periodistas, Aris Chatzistefanou y Katerina Kitidi. Chatzistefanou fue despedido de su trabajo en la radio, poco después de estrenar el documental. La disculpa oficial: la de siempre, recorte de gastos. El documental no ha tenido apoyo de ninguna entidad ni partido político (salvo una aportación del sindicato de empleados públicos) y, aunque ha gozado del respaldo de algunos pequeños partidos comunistas sin representación parlamentaria, ha sido acogido con un fuerte rechazo por parte del Gobierno socialista de Yorgos Papandreu que lo tilda de "parcial y tendencioso".

La idea original era informar de forma accesible a la gente que no tenga conocimientos de economía cómo Grecia ha podido acumular un 150% de su riqueza en forma de deuda pública, que está en el bolsillo de cientos de inversores extranjeros. Pero el documental se conduce también bajo otro leitmotiv: el de exigir la creación de una auditoría independiente que revise el origen y el estado de esa deuda, y que decida si los ciudadanos griegos deben responsabilizarse al 100% de estas obligaciones, ya que muchas pueden haber sido contraídas bajo engaño o abuso de poder. "Pusimos el ejemplo de cómo lo hicieron en Ecuador, pero ahora lo quitaría si pudiera, porque los europeos no se sienten identificados con un país del Tercer Mundo", explica Vatikiotis, experto en la economía de Latinoamérica, especialmente en el corralito argentino. La fuente ideológica de la que maman los autores es la del pensamiento de izquierdas más "radical", como el propio Vatikiotis reconoce. Para que el espectador se haga una idea, el trío asegura "odiar" a Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía muy reconocido en los círculos progres al uso. (Stiglitz es uno de los asesores personales de Papandreu y también del presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero). Por ahora, el filme ha contado con el respaldo del pensador Noam Chomsky y del cineasta Ken Loach.

"Lo que no puedo garantizar es que el montador no la haya visto"

Han sido los propios griegos con sus donaciones en internet los que han hecho posible el documental. Alrededor de 20.000 euros fueron suficientes para lanzarse a esta aventura, pero aún guardan un remanente para producir una segunda parte de índole más social que económico. La aportación voluntaria sigue abierta en la web y ahí se puede descargar el documental, que está producido bajo la práctica del copyleft, ya que buscan la máxima difusión posible en la sociedad.

La estética y la cadencia del filme, de casi una hora y cuarto de duración, es muy similar a la de la oscarizada Inside Job, un parecido que relativizan sus creadores. "¡De verdad que aún no he visto Inside Job!", asegura, entre risas, Vatikiotis. "Lo que no puedo garantizar es que el montador no la haya visto", reconoce, consciente de que varios espectadores le han encontrado el parecido.

Mediante entrevistas con prestigiosos economistas y sociológos, como el francés Samir Amin, retazos de ruedas de prensa y montajes infográficos, Debtocracy explica las causas y los responsables de la desbordante deuda griega y la de los otros países europeos conocidos despectivamente como PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia y España).

Vatikiotis se indigna ante la idea con la que los gobiernos han intentado convencer a sus ciudadanos de que el origen de los desmanes económicos es una suerte de "culpa colectiva". El periodista, que es además profesor de Política Económica en la Universidad Varna de Chipre, señala a tres culpables bien definidos en el caso de Grecia: la entrada en el euro, la deuda en sí misma (por los altos intereses que obliga a pagar) y la adicción a las subvenciones de la que ha hecho gala el país, además de su laxa política fiscal que le hace tener un pírrico nivel de ingresos. De aspecto muy tranquilo, sólo se altera al recordar que prácticamente todo el rescate pactado por la UE y el FMI (110.000 millones de euros) se ha ido casi por completo a salvar a la banca del país.