Sábado, 21 de Mayo de 2011

Un coche mata a un niño en una curva

En el suceso ocurrido en el Rally de Pozoblanco muere atropellado otro espectador

A. CABELLO / A. L. MENÉNDEZ ·21/05/2011 - 20:38h

La inseguridad y la falta de control existentes en muchos de los rallies que se organizan en España desembocaron ayer en un espeluznante accidente que segó dos vidas. Un niño de 14 años, A.M.B., y un hombre de 36, P.J.P.E., fallecieron en la cuneta tras ser brutalmente atropellados por uno de los coches participantes en el Rallyesprint Ciudad de Pozoblanco.

El siniestro sobrevino cuando la segunda edición de la prueba cordobesa apenas había arrancado. La salida del primer tramo estaba fijada a las 15:58 y, apenas un cuarto de hora después, a las 16:10, el Peugeot 206 pilotado por Curro Agüi con Ignacio Ramírez de copiloto arrolló a varios espectadores que presenciaban el rally en una curva del punto kilométrico 8 de la carretera CO-6410. Además de la dos víctimas mortales, un tercer aficionado resultó herido grave y fue trasladado a un hospital de Córdoba.

Una tercera persona, herida grave, fue trasladada a un hospital de Córdoba

Alertados por los espectadores que presenciaron el accidente, la Guardia Civil y la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) se movilizaron para asistir el siniestro. EPES incluso desplazó un helicóptero debido a las enormes dificultades que se encontraron las ambulancias para acceder al lugar. Cuando los facultativos llegaron sólo pudieron certificar el deceso de ambas víctimas.

El club organizador, Escudería Sierra Morena, suspendió inmediatamente el rally. Sus responsables rehusaron hacer declaraciones y se remitieron al comunicado que publicaron en su página web a última hora de la noche: "El vehículo número 3 se salía de la carretera, atropellando a los espectadores que se encontraban en una zona señalizada como prohibida", dice la nota. Y añade: "El gran esfuerzo que se lleva a cabo por parte de los organizadores, dando cumplimiento a la normativa vigente en materia de seguridad, afortunada y habitualmente surte el efecto deseado, pero la mala suerte ha hecho que no haya sido así".

El suceso es el más grave producido en España desde abril de 2001, cuando dos personas fallecieron y cinco resultaron heridas al ser atropelladas en el Rally de Jerez de los Caballeros (Badajoz).

Las ambulancias no pudieron acceder al lugar del siniestro

Se cumplen dos años desde que Público realizó una serie de reportajes sobre la seguridad de los rallies. De todos los analizados, sólo la Subida al Fito vigilada directamente por la FIA bajo amenaza de expulsión del calendario aprobó en dicha materia. En el resto se comprobaron abundantes deficiencias, fruto del poco celo de los organizadores y de la temeridad de algunos aficionados. La reacción de los organismos deportivos y de las administraciones públicas competentes en la materia fueron, cuando menos, tibias. Ayer, un niño de 14 años y un hombre de 36 acudieron a divertirse y les atropelló la muerte.