Sábado, 21 de Mayo de 2011

"¡Esto es democracia, no la de Sol", grita el PP

Esperanza Aguirre es recibida con gritos en contra de la protesta

YOLANDA GONZÁLEZ ·21/05/2011 - 08:00h

Aguirre saluda a su público en su último mitin. m. patxot

La concentración en la Puerta del Sol lleva toda la semana vertebrando los discursos de los políticos madrileños. No era de extrañar, entonces, que sus ecos también llegaran a un abarrotado Palacio de los Deportes, el marco escogido por el PP para decir adiós a esta campaña. Sobre el escenario, y por este orden, Alberto Ruiz-Gallardón, candidato a la alcaldía; Esperanza Aguirre, cabeza de cartel para la Comunidad, Mariano, Rajoy, presidente del partido, y euforia. Mucha.

Se notaba que Esperanza Aguirre jugaba en casa más que ninguno de ellos. La todavía presidenta de la Comunidad lo es también de los conservadores de Madrid y todo su ejército estuvo entregado durante una intervención que arrancó al grito de "¡Esto es democracia, no la de Sol!". Fue todo un guiño a su candidata que, a primera hora de la mañana, y con su habitual desparpajo, había soltado en una entrevista en Telemadrid que estaba dando vueltas a la idea de convocar una concentración a las puertas de la sede del PSOE, en la calle Ferraz.

Aguirre: "El domingo tiene que ser el día de la verdadera rebeldía"

A Aguirre no le gusta mover las cortinas de su despacho en la Puerta del Sol y toparse con lonas y tiendas de campaña. Ya lo había dejado entrever el miércoles, cuando se preguntó por qué los jóvenes congregados frente al kilómetro cero no cambian de ubicación y se plantan frente al Palacio de la Moncloa, residencia del presidente del Gobierno. El "culpable" del desempleo para la líder conservadora.

Pero esta no fue la única consigna coreada en el Palacio de los Deportes. Tuvo que competir con otras, más clásicas en actos del PP como "¡Zapatero, embustero!" o "¡Zapatero, dimisión!".

El discurso de la candidata a un tercer mandato estuvo plagado de agradecimientos a los militantes y a su equipo, mientras vendía lo que ella presentó como logros de sus últimos cuatro años de Gobierno. Pero tardó poco en entrar en materia. En la materia a la que más tiempo dedica en sus mítines: criticar a José Luis Rodríguez Zapatero.

Gallardón insta a lanzar "un mensaje de orgullo de nuestra democracia"

"Indignados"

"La calle está llena de cinco millones de parados. Al Gobierno sólo se le ocurre decir que comprende que haya indignados. Indignados estamos los españoles por tanta indignidad", dijo.

Y como si quisiera darles respuesta a los que la recibieron al grito de "¡Esto es democracia, no la de Sol!", Aguirre dijo a los suyos que mañana "tiene que ser el día de la verdadera rebeldía, el día de la democracia".

¿Y que es para ella democracia? Lo resumió: "Decir democracia es decir pacíficamente que el socialismo ha fracasado. Es decir pacíficamente que el PP tiene que gobernar España. Y es decir que los que mataron a Miguel Ángel Blanco y Gregorio Ordóñez no estén en las instituciones". Aquí, llegó otro grito: "¡Bildu fuera!".

También habló mucho de "democracia" en su discurso el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón. Haciendo una referencia velada a los indignados de la Puerta del Sol, sostuvo que Madrid es la capital de "una gran nación" y que el mensaje que tiene que "lanzar al mundo es un mensaje de orgullo de nuestra democracia". "Estar aquí votando es lo más fabuloso que nos puede ocurrir. No queremos olvidar lo que nos ha costado", insistía mientras recordaba a los que "han vivido siempre en democracia", que no siempre fue así.

Las políticas del PP

En clave municipal, Gallardón sacó pecho de su gestión de los últimos años. Y presumió, hasta en dos ocasiones, de uno de sus principales proyectos: Madrid-Río.

El alcalde del ayuntamiento más endeudado de España aseguró que en lo que ha hecho "no hay ningún misterio". "Sencillamente, hemos aplicado las políticas de nuestro partido, las del PP".