Sábado, 21 de Mayo de 2011

Sócrates y Passos Coelho se culpan del rescate de Portugal en un tenso debate

EFE ·21/05/2011 - 01:18h

EFE - El secretario general del Partido Socialista Portugués, José Sócrates (i) y el presidente del Partido por la Social Democracia, Pedro Passos Coelho (d), se preparan para un debate televisivo hoy, viernes 20 de mayo de 2011, en Lisboa (Portugal), sobre las próximas elecciones legislativas que se celebrarán el domingo 5 de junio.

El primer ministro socialista de Portugal, Jose Sócrates, y su rival conservador y favorito de las encuestas para sucederle, Pedro Passos Coelho, se culparon hoy mutuamente del rescate financiero de su país en un tenso debate electoral.

Los dos líderes políticos, que se disputan las elecciones anticipadas del próximo 5 de junio, no discreparon sobre el estricto programa de austeridad y reformas que deberá aplicar el país durante tres años para recibir préstamos por 78.000 millones de euros de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sócrates aseguró que su rival pretende liberalizar el despido, la contratación laboral y desmantelar el Estado social y Passos Coelho le acusó de ocultar los problemas del país y ser incapaz de sacarlo de la crisis y frenar el desempleo.

El líder conservador, de 46 años, y Sócrates, de 53, protagonizaron hoy su único debate televisivo previsto en la campaña electoral, que arranca oficialmente el domingo y que les ha enfrentado ya con los líderes de las otras fuerzas políticas parlamentarias, dos marxistas y una demócrata-cristiana.

Passos Coelho centró sus ataques a Sócrates, que gobierna Portugal desde 2005, en la responsabilidad por la situación económica de Portugal, que consideró de las peores de Europa, y su incapacidad para superar la crisis mediante sucesivos e ineficaces planes de austeridad.

En respuesta, el primer ministro reprochó con vehemencia al dirigente conservador haber forzado la petición del rescate internacional al retirar el apoyo parlamentario al cuarto plan económico del Gobierno.

El rechazo de ese programa motivo la dimisión de Sócrates y la convocatoria de las elecciones anticipadas, para las que es favorito en las encuestas el Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha) de Passos Coelho, aunque por un margen decreciente, ahora de uno a dos puntos porcentuales.

El candidato conservador acusó a Sócrates de dejar al país "prácticamente en la bancarrota" y de haber sido el que más ha recortado los gastos sociales en Portugal y quien ha puesto en peligro el Estado social por su mala administración.

Por su parte, el primer ministro en funciones reprochó a su contrincante haber "forzado una crisis política" para aprovechar la ventaja que le daban las encuestas a costa de llevar a Portugal a pedir una ayuda internacional que va a tener un alto costo social y financiero.

Sócrates recordó que tras el rechazo de su plan económico los intereses de la deuda se dispararon y las agencias de calificación rebajaron tres veces la solvencia crediticia del país y de sus bancos, ahora a un paso del bono basura

Passos Coelho consideró en cambio que la situación económica del país era muy mala desde varios meses atrás pero el Gobierno ocultó los problemas reales del país y su obcecación en no pedir ayuda financiera llevó a muchas empresas a cerrar por falta de créditos.

Mientras los dos políticos intentaban descalificar sus respectivas propuestas electorales ante las cámaras de la televisión, el FMI anunció su aprobación formal al tercio del rescate financiero luso que saldrá de sus arcas.

Los otros 52.000 millones de euros fueron aprobados el martes pasado por los ministros europeos de Finanzas.