Sábado, 21 de Mayo de 2011

Un palacio para Gallardón

El alcalde se gasta 525 millones en trasladar la sede municipal

PEDRO ÁGUEDA ·21/05/2011 - 08:00h

Ruiz-Gallardón, en la azotea del Palacio. - EFE

Una pesada cadena atará al ganador de las elecciones municipales en Madrid del próximo domingo. Tan gruesa como los 6.543 millones de euros que la ciudad debe por la gestión de Alberto Ruiz-Gallardón al frente del Ayuntamiento, un 25% del total de la deuda de los 8.116 consistorios españoles. Puede ser el actual alcalde quien herede la propia deuda que ha generado, pero a él no le parece ningún escándalo. "Es por la dimensión que tiene el Ayuntamiento. Creo que compararlo con otras entidades locales es ignorar la realidad", declaraba el regidor a este periódico hace apenas tres semanas.

Para convertirse en símbolo de la deuda compiten varios proyectos faraónicos del alcalde, pero para erigirse como ejemplo del despilfarro ahí está la nueva sede del Ayuntamiento de Madrid, el Palacio de Correos, en pleno corazón de la capital. El "obrón", como la presidenta Esperanza Aguirre definió el proyecto, ha costado 525 millones de euros. Poca cosa para el alcalde si, según su razonamiento, se atiende al número de visitantes que tuvo en su primer mes abierto al público, 225.000 personas. El turismo, alega el regidor, es el "motor" de la ciudad. No hay datos, sin embargo, de cómo influyó la nueva sede del Ayuntamiento en la decisión de los turistas que han visitado Madrid desde abril.

En el caso de que Gallardón ganara las elecciones de mañana y Mariano Rajoy corriera la misma suerte en las generales de 2012, el líder del PP podría contar con el actual alcalde para su Gobierno. Ruiz-Gallardón abandonaría entonces el Palacio de Correos y todas las papeletas para sustituirle las tiene su número dos, Ana Botella, a la sazón concejala de Medio Ambiente de la capital. ¿Supondría su mandato un giro hacia la austeridad? Los antecedentes de Botella no apuntan en esadirección.

La concejala y sus papeleras

La esposa de José María Aznar decidió en 2003 trasladar la sede de su Concejalía al barrio de Salamanca, uno de los más exclusivos de Madrid. El alquiler del inmueble es de 2,4 millones de euros al año. Pero la inversión más polémica de su departamento ha sido la adquisición y mantenimiento durante diez años de unas papeleras "inteligentes" por valor de 72 millones de euros.

Desde la Concejalía alegan que las nuevas papeleras integran dos servicios en uno, el propio de acumular residuos y el que antes cumplían los sanecanes, para excrementos de perro. Además, el ayuntamiento tiene el copyright del novedoso ingenio y cobraría royalties si fuese adquirido por otros compradores. Eso, sin contar con el servicio integrado que avisa a los técnicos delimpieza si la papelera resulta dañada.