Sábado, 21 de Mayo de 2011

Strauss-Kahn cobrará una pensión vitalicia de 70.000 euros anuales

Recibirá un finiquito de 175.000 euros libres de impuestos por dimitir de la dirección del FMI

BELÉN CARREÑO / BEATRIZ JUEZ ·21/05/2011 - 01:48h

AFP/N.KAMM - Barreras policiales ante el lujoso Bristol Plaza de Manhattan, cuyos propietarios no quieren aceptar a Strauss-Kahn como inquilino.

La abultada fianza (un millón de dólares) y los altos gastos que conllevarán la libertad vigilada del exdirector gerente del FMI Dominique Strauss-Kahn (DSK) no serán un problema para la economía de este político en paro. La pensión vitalicia que cobrará DSK rondará los 100.000 dólares anuales (70.000 euros), según fuentes conocedoras de los cálculos del organismo. En 2007, al español Rodrigo Rato se le adjudicó una pensión de 80.000 dólares. Además, por el mero hecho de dimitir, el socialista francés cobrará 175.000 euros (250.000 dólares) de una sola tacada, libres de impuestos.

Según los términos del contrato firmado por Strauss-Kahn en 2007, tiene derecho a que se le pague en concepto de finiquito un 65% del salario cobrado durante el último año. No importa si la dimisión es voluntaria aunque entonces tiene que haber trabajado al menos dos años y no se contemplan circunstancias especiales para no cobrar este "paracaídas de oro" como se conoce en la jerga financiera. Sólo se puede ver reducida la cantidad si se combina con un trabajo a tiempo completo durante el primer año después de dejar el Fondo.

Además del pactado "paraguas de oro", contará con la gran fortuna de su mujer

Sueldo anual de 310.000

Strauss-Kahn tenía un salario adjudicado para este año de 310.000 euros (442.000 dólares) más unas dietas por valor de 55.000 euros. En total, durante sus poco más de tres años y medio al frente del Fondo, el ejecutivo se ha embolsado casi dos millones de dólares. Además, su contrato precisaba que los vuelos en representación del FMI debían ser en primera clase y que se cubrirían todos los gastos de hotel en viajes relacionados con el organismo.

Con esta seguridad en el bolsillo y la que le da la gran fortuna de su esposa, Anne Sinclair Strauss-Kahn pudo abandonar ayer la prisión de Rikers Island en Nueva York para refugiarse en un apartamento en Manhattan, donde permanecerá en arresto domiciliario a la espera de su próxima comparecencia ante el juez, el 6 de junio. Además del millón de dólares de fianza, el juez exigió un aval de cinco millones de dólares que custodia una aseguradora.

El dimitido director del FMI estará bajo vigilancia de una seguridad privada

Strauss-Kahn fue detenido por la Policía el 14 de mayo en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York a bordo de un avión de Air France con destino París, después de que una empleada de la limpieza del hotel Sofitel, donde se alojaba, presentara una denuncia contra el político francés por abusos sexuales e intento de violación. El juez Michael Obus le otorgó el jueves la libertad bajo fianza al considerar que no había riesgo de fuga. El exdirector del FMI ha entregado su pasaporte francés a las autoridades estadounidenses.

Strauss-Kahn, al que muchos veían como el más firme candidato a derrotar en las próximas presidenciales francesas a Nicolas Sarkozy, deberá permanecer en arresto domiciliario y su domicilio será vigilado permanentemente por la empresa de seguridad privada Stroz Fried-berg, que ya custodió al financiero Bernard Madoff en 2008. El exdirector del FMI deberá pagar de su propio bolsillo los guardas, que permanecerán 24 horas al día en la puerta de su apartamento, y el coste de la instalación de cámaras de seguridad.

La salida de la cárcel de Strauss-Kahn se retrasó por las dificultades para encontrar piso en el que vivir durante su arresto domiciliario. Su esposa había alquilado un apartamento en el lujoso Bristol Plaza, pero los propietarios del edificio se negaron a que DSK se instalara allí.

La libertad se atrasa por la dificultad de hallar piso para el arresto domiciliario

Tobillera electrónica

El político francés podrá recibir la visita de familiares, amigos cercanos y de su equipo de abogados defensores, pero tendrá que llevar en el tobillo un dispositivo electrónico, que controlará sus movimientos 24 horas al día. En caso de que intente quitárselo, una alarma sonará y la Policía acudirá inmediatamente a detenerle.

Un gran jurado consideró el jueves que hay pruebas "suficientemente sólidas" como para que el caso vaya a juicio y acusó formalmente a Strauss-Kahn de siete cargos por de abusos sexuales e intento de violación. Todavía no hay fecha para el inicio del juicio, pero se calcula que tardará al menos seis meses.

Strauss-Kahn se concentrará en preparar con sus abogados la estrategia de su defensa. "Quiero dedicar todas mis fuerzas, mi tiempo y mi energía a probar mi inocencia", escribió en la carta de dimisión que envió el miércoles desde la cárcel al directorio del FMI.

Antes de que comience el juicio, el caso se transfiere a una Sala de Causas de la Corte Suprema de Nueva York. En esta sala, los abogados pueden presentar peticiones de órdenes judiciales relativas a diversos aspectos legales y el acusado puede declararse culpable. Cuando haya fecha de juicio, se seleccionará al jurado, que deberá decidir sobre la culpabilidad o inocencia de Strauss-Kahn. El juez será el encargado de establecer la condena.