Viernes, 20 de Mayo de 2011

"El Museo Reina Sofía entra hoy en el siglo XXI"

Cultura blinda la institución con una norma que le otorga flexibilidad y autonomía

PEIO H. RIAÑO ·20/05/2011 - 23:44h

PEIO H. RIAÑO - Guillermo de la Dehesa, presidente del Patronato, y Manuel Borja-Villel, director del Museo. Guillermo sanz

El traje ya está hecho. El Consejo de Ministros aprobó, tal y como anunció este periódico este viernes, el proyecto de ley para el Museo Reina Sofía. Manuel Borja-Villel, el director de la institución, se mostró este viernes como un niño con traje nuevo y a medida. A falta de la aprobación de las Cortes mero trámite, porque el PSOE ya tiene acuerdo con PP y CIU la ley dotará al museo de "personalidad jurídica propia y plena capacidad de obrar pública y privada para el cumplimiento de sus fines". Eso quiere decir que flexibilizará y agilizará las posibilidades de gestión del organismo: ganará en autonomía y libertad de movimientos, se quitará kilos de burocracia con la Administración, pero seguirá bajo la responsabilidad del Ministerio de Cultura, de la que su titular, Ángeles González-Sinde, se apunta dos leyes en su mandato.

"Es el segundo día más importante en la historia del Reina Sofía, el primero fue su fundación. El museo con esta ley ha entrado en el siglo XXI. Es un día muy importante y feliz", reconocía exultante Borja-Villel. "Es un hito de enorme importancia para este museo. Nos permite mejorar la eficacia de la institución, tener nuevos accesos a fuentes de financiación no públicas. Tendremos más autonomía y más responsabilidades, haremos de este museo algo más importante", alentó el presidente del Patronato del Reina Sofía, Guillermo de las Heras. Además, este economista de profesión no dejó pasar la oportunidad de ensalzar a la cultura como productora de "valor añadido" a las marcas que se asocien a ella: "La cultura es mucho más rentable que otras actividades. Competir en cultura es tan importante como competir en cualquier otra categoría".

A favor del usuario activo

"Hacer caja no está entre mis expectativas, pero generaré recursos para el museo", sentenció el director del Reina Sofía, aclarando una vez más la línea de programación que desde su llegada al frente mantiene el referente del arte contemporáneo en este país: reflexión antes que la diversión. Este viernes volvió a recordar su ideal de museo, que definió como un foro multidisciplinar. "El Reina Sofía no sólo es custodia de la obra de arte, también es representación, educación, investigación y debate. La apuesta de este museo es por un usuario activo, no por uno pasivo", explicó Borja-Villel.

El Museo Reina Sofía ha multiplicado sus actividades en los últimos años, en estos momentos es el centro dedicado al arte contemporáneo más activo de todos, con un presupuesto anual de 50 millones de euros y un trasiego de más de mil contratos al año. Hasta el momento, todos debían pasar por el visto bueno de la Administración, así como el dinero del patrocinador que quería asociar su marca a una exposición: la inversión no iba directamente al museo. "El principal reto ha sido crear una estructura para que los fondos que genere el museo se queden en el museo", explica a Público Magí Castelltort, vicesecretario general técnico, encargado de elaborar la ley.

La inspiración de esta norma que inicia hoy su andadura está en la que dio autonomía y flexibilidad al Museo del Prado, en 2003, tal y como asegura Castelltort, aunque reconoce que la del Reina Sofía está perfeccionada técnicamente. Por su parte, la subsecretaria del Ministerio de Cultura, Mercedes del Palacio, habló de la coherencia entre las pautas que deben regular ambos museos. "Interesaba que fueran similares para evitar diferencias en el trato y la gestión", explica Del Palacio. Y añadió que lo que para ella es el punto más importante: "La ley blindará a la institución. Crear una ley como esta es reconocer que la gestione el propio mundo de la cultura, que gracias a ella se da vocación de permanencia al proyecto artístico, al margen de los vaivenes políticos".

Guillermo de las Heras añadía que con la norma en la mano podrán, incluso, retocar el horario de apertura del Museo, que en estos momentos no pueden alargar a los domingos por la tarde, "cuando más gente hay en los museos". Una vez hayan creado un convenio propio de los trabajadores, habrá Reina Sofía hasta domingos por la tarde.