Miércoles, 16 de Enero de 2008

La salida de Gallardón sacude la precampaña y eclipsa la entrada de Pizarro

EFE ·16/01/2008 - 08:20h

EFE - El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón (d), junto al alcalde de París, Bertrand Delanoë, a quien recibió hoy con motivo de su visita a la capital española para participar en el I Foro Anual de la Alianza de Civilizaciones.

La decisión del presidente del PP, Mariano Rajoy, de rechazar el ofrecimiento de Alberto Ruiz-Gallardón para acompañarle en las listas electorales ha sacudido la precampaña electoral y ha eclipsado la reciente inclusión en las candidaturas de ese partido del ex presidente de Endesa, Manuel Pizarro.

A grandes rasgos, las primeras reacciones se dividen entre quienes -desde el PP- respetan la autonomía de su líder para adoptar ese tipo de decisiones y quienes -en el PSOE- dicen ver una evidencia de que quien manda en el principal partido de la oposición es el ala más dura, con Esperanza Aguirre a la cabeza.

El anuncio del propio alcalde de Madrid de que tras las elecciones de marzo decidirá si permanece en la vida política, ha motivado también no pocas consideraciones, después de que Ruiz-Gallardón se confesara hoy "derrotado".

Aunque la mayoría de las voces dentro del Partido Popular han coincidido en que la decisión la ha adoptado quien la tenía que adoptar, han subrayado la independencia de Rajoy y no han entrado muy en profundidad en el asunto, no han faltado quienes, como Manuel Fraga, han advertido de que la exclusión de Ruiz-Gallardón "hará perder muchos votos" al partido.

La única referencia de Rajoy al asunto ha sido para afirmar en Alicante que garantiza la independencia de su partido y de su presidente y asegurar que él no depende más que "de la gente de la calle y de los españoles".

Por tanto, sólo dará "explicaciones" a los ciudadanos, ha indicado.

Gallardón, por su parte, ha dicho sentir tristeza y ha pedido, pese a todo, el apoyo para Mariano Rajoy.

"El que les habla ha sido derrotado", ha dicho el alcalde de Madrid, refrendando con esos términos bélicos la idea de que todo el debate sobre su inclusión o no en las listas del PP al Congreso ha tenido algo de batalla.

Esperanza Aguirre no ha hablado públicamente de este asunto.

Quienes sí lo han hecho han sido dos miembros del Gobierno. El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, cree demostrado que el PP es "muy, muy de derechas" y el de Justicia, Mariano Bermejo, remacha esa idea al afirmar que "el PP es tan derecha, tan ultraderecha, que no deja sitio ni siquiera para un hombre de centro-derecha como el señor Gallardón".

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ha asegurado que es el "aznarismo" quien toma las decisiones en el PP, como incluir a Manuel Pizarro en sus listas y excluir a Alberto Ruiz-Gallardón, "el moderado", y ha subrayado que en ese partido se piensa más en la sucesión que en el triunfo de Rajoy.