Viernes, 20 de Mayo de 2011

La nicotina podría ser útil contra el deterioro cognitivo leve

Reuters ·20/05/2011 - 19:09h

Por Anne Harding

El uso de nicotina transdérmica podría mejorar los niveles de atención y de memoria de corto plazo en pacientes mayores con deterioro cognitivo leve (DCL), revela un estudio sobre 74 no fumadores.

"Es un hallazgo curioso que hay que seguir investigando antes de recomendárselo a los pacientes", dijo la doctora Heidi K. White, de la Duke University, en Carolina del Norte.

"Los datos de seguridad y eficacia aún son limitados", agregó.

White presentó los resultados en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Gerontología en Maryland. El Instituto Nacional de Envejecimiento financió el estudio.

Estudios con animales habían revelado que la nicotina mejora la memoria de trabajo, mientras que en ensayos con seres humanos logró mejorar la atención y la memoria de corto plazo, según explicó White.

Los pacientes con enfermedad de Alzheimer pierden los receptores nicotínicos y la nicotina mejoró su rendimiento cognitivo, agregó, lo que sugiere que los pacientes con DCL, con sistemas de receptores nicotínicos más intactos, también podrían beneficiarse.

El nuevo estudio randomizado tuvo dos etapas: seis meses de tratamiento con 5 a 15 mg de nicotina transdérmica o placebo con un parche de 16 horas de uso y seis meses de tratamiento a etiqueta abierta. No se registraron efectos adversos graves y, salvo un paciente, todos toleraron la dosis máxima de nicotina.

La nicotina produjo una mejoría significativa según varias mediciones de la atención y la memoria de corto plazo. Según la escala Clinical Global Impression of Change, el 23 por ciento de los pacientes tratados con nicotina mostró una mejoría, comparado con el 9 por ciento de los pacientes que recibieron placebo.

El equipo halló también que el grupo tratado con nicotina había adelgazado. Esa disminución del peso corporal se estabilizó a los tres meses, pero la autora admitió que el adelgazamiento a los 75-80 años puede ser motivo de preocupación.

"Es algo que debemos controlar en esta población usuaria de parche de nicotina por tiempo prolongado", dijo.

Con su equipo, la experta espera realizar un ensayo de Fase III con más pacientes para comprobar si la nicotina retrasaría el avance del Alzheimer. Por ahora, no cuenta con fondos para realizarlo.

Ahora que los parches de nicotina son de venta libre, White señaló que son un fármaco huérfano, con pocas probabilidades de atraer fondos de la Gran Industria para nuevas indicaciones.

De todos modos, comentó que hay pequeñas empresas que están desarrollando derivados de nicotina y que están interesadas en respaldar sus estudios. "Tendremos que utilizar otros recursos de financiamiento para seguir adelante", finalizó la autora.