Viernes, 20 de Mayo de 2011

El Supremo francés rechaza el recurso que aplazó el juicio contra Chirac

EFE ·20/05/2011 - 15:21h

EFE - El expresidente francés, Jacques Chirac. EFE/Archivo

El Tribunal Supremo francés rechazó hoy el recurso de constitucionalidad que había aplazado el proceso contra el ex presidente francés Jacques Chirac por presunta corrupción, lo que obliga a retomar el juicio aplazado en marzo pasado.

El Tribunal Correccional de París tiene previsto reunirse el próximo 20 de junio para fijar las fechas en las que tendrá lugar el juicio en el que el ex jefe de Estado está acusado de un presunto delito de financiación irregular de partidos a través de la contratación ficticia de personas cuando era alcalde de París.

El juicio podría celebrarse en septiembre próximo, medio año después de haber sido suspendido al día siguiente de la apertura del proceso, después de que los abogados de algunos de los acusados presentaran un recurso de constitucionalidad ante el Supremo.

La máxima instancia judicial francesa decidió finalmente no llevar el caso ante el Consejo Constitucional y devolverlo al Correccional.

Los jueces del Supremo consideraron que la cuestión planteada por los acusados "no es nueva" ni "presenta un carácter serio".

El recurso se sustentaba en la prescripción de los delitos, no tenida en cuenta por los tribunales en un acto que los abogados defensores consideraban contrario a la Carta Magna.

Por ello se acogieron a la figura de la "cuestión previa de constitucionalidad", que les permite preguntar al Consejo Constitucional si un asunto está o no reñido con la Ley Fundamental.

Pero antes, esas cuestiones deben superar el filtro del Supremo, que determina si se cumplen las condiciones para elevarlas al Constitucional.

Se da la circunstancia de que el Constitucional está presidido por Bernard Debré, un allegado de Chirac, quien también es miembro de esa institución en su calidad de ex presidente.

Chirac está acusado de un presunto delito de corrupción en dos procesos diferentes.

La primera instrucción se refiere a 21 empleos ficticios de personas que fueron contratadas y pagadas por el Ayuntamiento de París entre 1992 y 1995, pero que supuestamente no trabajaron para el municipio.

La segunda, investigada por el Tribunal de Nanterre, a las afueras de la capital, concierne a otros siete empleos también remunerados por las arcas municipales de la capital francesa, para personas que en realidad, según la acusación, ocupaban diversos puestos en el partido del ex presidente, el neogaullista RPR.

Chirac, que ha mantenido siempre que quiere comparecer en este proceso para poder explicarse, lamentó a través de sus abogados el retraso del mismo.

En caso de ser reconocido culpable, el ex presidente se enfrenta a una pena de hasta diez años de prisión y 150.000 euros de multa.

El Ayuntamiento de París, que durante años se presentó como acusación particular en el caso, se retiró después de que Chirac decidiera devolver 2,2 millones de euros, con ayuda del partido conservador UMP, sucesor del RPR.