Viernes, 20 de Mayo de 2011

El Museo Reina Sofía gana independencia

El Consejo de Ministros prevé aprobar hoy el anteproyecto de una ley propia para el centro, que le permite la autogestión

PEIO H. RIAÑO ·20/05/2011 - 08:20h

Manuel Borja-Villel, director del Museo Reina Sofía, en una de las salas. dani pozo

En la mesa de operaciones del Ministerio de Cultura se cosen los flecos de la ley más esperada en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS). Hoy, tal y como ha podido saber este periódico, el Consejo de Ministros debatirá el borrador del anteproyecto para que las Cortes lo aprueben. El Ministerio de Cultura ya ha hablado con PP y CIU para contar con su apoyo. "Esto es un pacto de Estado", reconocieron a Público fuentes implicadas en la elaboración de la norma, que permitirá al museo caminar por la senda de la autogestión y ligero de burocracia.

Era la ley más esperada por Manuel Borja-Villel, quien ya ha declarado que con la misma conseguirá que el Reina Sofía despegue en 2012. El director del Museo, poco a poco, está logrando todos sus objetivos. El consenso político llega a los 20 años de creación del museo de arte contemporáneo, que ha pasado de 700.000 visitantes en el año de su arranque a más de dos millones en la actualidad. El propio Borja-Villel confirmaba a este periódico que en los cuatro primeros meses de 2011 ya han superado los 900.000 visitantes.

Cultura ya tiene el acuerdo del PP y CIU para su aprobación

Las líneas maestras de la ley, a las que ha tenido acceso Público, mantienen el carácter público de la institución, "pero se incorporan las prácticas del sector privado para que el museo sea un referente en lo artístico y en la gestión". Las fuentes de este periódico aseguran que el modelo que han seguido es el que se utilizó para otorgar en 2003 su propia ley al Museo del Prado. Con innovaciones: "Son hermanas, pero en el caso del Reina Sofía hemos aplicado modificaciones a favor de la flexibilidad de contratación (el museo mueve en estos momentos 1.100 contratos al año) y apertura a la investigación e innovación, así como aumentar la dimensión social de la institución y hacerla más permeable".

Un traje a medida

Desde el propio Museo del Prado reciben con alegría la noticia y aseguran que "la ley es una oportunidad para ser más ágil; no da más dinero, pero estimula a conseguir más, porque es una herramienta de transformación pública que permite mejorar la organización". En su día, el presidente del patronato del Prado, Eduardo Serra, definió la norma como "el traje a medida". Antes de su ley, el Prado contribuía a sus presupuestos con una autofinanciación del 25%, que en estos días llega al 50%.

"El museo se abrirá a la investigación científica y a la innovación"

La nueva ley no aumentará los 50 millones de euros que tiene el museo de presupuesto anual, pero "con ella se espera que la institución aumente su financiación", explican dichas fuentes. "Queremos otorgar al Museo Reina Sofía una amplia capacidad de captación de patrocinios", explican. De hecho, si hasta el momento, un patrocinador decidía tomar parte en una exposición, su participación económica se tramitaba en el Tesoro Público y nunca con el museo. Lo mismo en materia de contratación y en el convenio propio de personal. De esta manera, el museo sale de las estrecheces de la Administración.

Cuando se apruebe el anteproyecto como norma, todos los recursos que genere el museo los utilizará el museo. "Esta ley pondrá al Reina Sofía a la altura de los museos europeos. Pasará a ser una institución pública no centrada exclusivamente en la custodia y la conservación, sino que se abrirá a la participación social, a la investigación científica y artística y de innovación", según las fuentes que han planificado el proyecto.