Viernes, 20 de Mayo de 2011

"La voz del pueblo no es ilegal"

Miles de personas muestran su hartazgo en plazas de toda España

A. REQUENA/E. HERRERA ·20/05/2011 - 08:00h

Un día más, miles de personas acudieron a la Puerta del Sol de Madrid a eso de las ocho de la tarde. En esta ocasión, la afluencia de gente fue aún mayor que en los últimos días y la multitud se agolpó incluso en calles adyacentes como Preciados, Alcalá y Carretas. Por la noche, miles de personas continuaban en Sol a ritmo de tambores y con un lema claro: "La voz del pueblo no es ilegal". Buena parte de ellas ni siquiera se había enterado de la decisión de la Junta Electoral Central de no autorizar concentraciones hasta el próximo lunes. Ángel y Carmen, que habían pasado la tarde viendo el campamento, se mostraban horas antes confiados en un fallo positivo. "Saben que si lo prohíben esto va a tener más fuerza", decía Ángel. Para Carmen, no había duda de que las concentraciones tenían que seguir adelante. "Nosotros seguiremos viniendo, estoy sorprendida de la organización que hay entre gente tan diversa y en tan poco tiempo".

Las consignas de "Esta crisis no la pagamos" o "Esto no se acaba con las elecciones" volvieron a escucharse en la Puerta del Sol, epicentro de las protestas, pero también en las más de ochenta ciudades españolas, en las que los asistentes volvieron a concentrarse para expresar el "hartazgo ciudadano" ante la crisis económica y el sistema político.

Uno de los momentos más emocionantes de la tarde se vivió cuando en un andamio instalado en la fachada de uno de los edificios que dan a la plaza se desplegó una gran pancarta con la fotografía del líder nazi HenrichHimmler, con el signo del euro en la gorra y el lema "no nos representan", ante los aplausos de la multitud.

"Una sociedad nueva"

Poco antes de las diez de la noche se leyó un manifiesto en el que los acampados abogaron por una "sociedad nueva" que esté por encima de los intereses políticos y económicos, al tiempo que pidieron la libertad sin cargos para todos los detenidos tras la manifestación del pasado domingo.

Ochenta ciudadesacogen acampadas y concentraciones de protesta

Mientras, en la plaza de Catalunya de Barcelona, miles de personas volvieron a unirse a los que pasaron toda la noche acampados. Pasadas las 21.00 horas era complicado entrar al centro de la plaza, donde el número de asistentes casi duplicó al del miércoles.

A diferencia de días anteriores, la presencia de jóvenes no era tan mayoritaria, y muchas familias y gente mayor que no se había quedado a dormir acudió a la plaza para apoyar a los indignados y llevarles comida, mantas y demás enseres, informa Pau Rodríguez.

En Sevilla, una multitud heterogénea, que dobló en presencia a la del día anterior, volvió a reunirse en la Plaza de la Encarnación, informa Raúl Bocanegra. En Valencia los concentrados, reunidos en asamblea, acordaron ocupar mañana "pacíficamente" un banco de la ciudad, así como formar una cadena humana que rodee el Ayuntamiento. En Bilbao, frente al teatro Arriaga, se concentraron, por su parte, más de 3.000 personas.

Noticias Relacionadas