Jueves, 19 de Mayo de 2011

Zapatero dice a los acampados que los cambios y mejoras se consiguen votando

EFE ·19/05/2011 - 21:42h

EFE - La Puerta del Sol de Madrid, continúa hoy invadida por miles de personas, desafiando la prohibición oficial de concentrarse a falta de tres días para las elecciones regionales y municipales del próximo domingo.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha expresado hoy su respeto por las protestas pacíficas del llamado "Movimiento del 15-M" y ha subrayado que los cambios y las mejoras que demandan los jóvenes se consiguen votando, porque el voto "es la exigencia crítica a los gobernantes".

A la espera de la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) sobre las protestas del llamado "Movimiento del 15-M", que estudia convocar una concentración para el sábado, en la jornada de reflexión, Zapatero ha hecho mención a este colectivo en un mitin en A Coruña, plagado de referencias a los jóvenes.

Mientras las acampadas de "indignados" se multiplican por toda España, ha asegurado que el PSOE es el partido que mejor vertebra las mejoras que hacen falta y que reclaman los jóvenes.

"Cuando estos días vemos a jóvenes que se manifiestan y se movilizan siempre digo a los compañeros que lo más importante es que es una protesta pacífica, que merece nuestro respeto", ha anotado.

A continuación, ha sostenido que, "como saben muy bien los más veteranos", todas las mejoras que hacen falta a los jóvenes que pierden el empleo se consiguen "trabajando y votando".

Los cambios, las mejoras, las reformas se logran, ha abundado, con el voto democrático.

Ha defendido asimismo "el compromiso y la responsabilidad" como "las señas de identidad" del proyecto socialista, que siempre se ha caracterizado, en su opinión, por pensar más en el futuro, "y en el futuro de todos esos jóvenes que legítimamente demandan empleo", que en ocuparse del interés electoral.

Por contra, ha dicho que el líder del PP, Mariano Rajoy, "cree haber visto una oportunidad con la crisis" para llegar a la Moncloa, pero le ha advertido de que la sociedad "quiere dirigentes que sepan estar a las duras y a las maduras, que cuando hay dificultades se comprometan con el país, que miren hacia adelante y que no sólo se dediquen a poner zancadillas al adversario".

A juicio de Zapatero, hay motivos y razones como para que "no haya ningún progresista que el día 22, esté crítico o no esté critico, se quede en casa y dé un regalo a la derecha y al PP que no se lo merece".

Como en otros actos de campaña, ha hecho valer al PSOE como "la gran fuerza transformadora de España", de los derechos sociales, del bienestar, de los derechos individuales que benefician a todos y que dan la igualdad de oportunidades.

Y ha garantizado el compromiso de los socialistas para seguir haciendo mejoras y cambios, "con toda la sensibilidad social" por el futuro de ese país.

Ante unas 3.500 personas, según la organización, Zapatero ha pedido confianza en los cambios que está llevando a cabo el Gobierno, que "son necesarios, van por el buen camino para crear empleo, dar una oportunidad a todos los jóvenes que la están reclamando, un empleo con más estabilidad, no a base de falsas promociones inmobiliarias".

Ha sido en este punto cuando ha recordado que el Ejecutivo no ha ido al rescate del sector inmobiliario en su gran caída, pero sí ha apoyado y rescatado a otros sectores decisivos, como el del automóvil, para el que ha anunciado nuevas medidas en el Consejo de Ministros de mañana.

De hecho, ha afirmado que, "aunque hoy cuesta ver los resultados", éstos "van a llegar", ya que el empleo seguirá mejorando en los próximos meses, como en abril.

En el penúltimo día de la campaña electoral para los comicios del 22-M Zapatero ha protagonizado un mitin en A Coruña, junto al candidato de su partido a la Alcaldía de la ciudad, Javier Losada, y el secretario general de los socialistas gallegos, Pachi Vázquez.

Buena parte de su discurso lo ha utilizado para referirse a temas que preocupan a los jóvenes, como la educación, y ha considerado que la mejor receta para que la economía funcione es garantizar el acceso a la igualdad en la enseñanza y en la formación.

Junto a ello, ha remachado que España ha dado un gran salto en siete años para equipararse al resto de la UE en gasto en investigación, desarrollo e innovación, y para convertirse en una potencia media en nuevas tecnologías, acceso a la red y número de internautas.

Frente a la responsabilidad demostrada por los sindicatos ante la crisis, que han comprendido la necesidad de tomar "medidas de restricción", Zapatero ha contrapuesto el comportamiento del PP, que "sólo juega a una cosa".

"Que las cosas malas que nos han pasado les hagan a ellos buenos", ha precisado, antes de avisar tajantemente: "Eso es sencillamente imposible".