Viernes, 20 de Mayo de 2011

El capitán cansado

 

 

EULÀLIA IGLESIAS ·20/05/2011 - 08:00h

'PIRATAS DEL CARIBE: EN MAREAS MISTERIOSAS'

 

FICHA TÉCNICA

Género: Aventura
Clasificación: >7
Compañía: WALT DISNEY PICTURES
Duración: 141'
Personal: Astrid Berges-Frisbey (Actor), Gemma Ward (Actor), Geoffrey Rush (Actor), Ian Mcshane (Actor), Jerry Bruckheimer (Productor), Johnny Depp (Actor), Penelope Cruz (Actor), Rob Marshall (Director).

EN SÍSTESIS

Jack Sparrow vuelve a embarcarse en una aventura marina. Esta vez una antigua novia española, Angelica, lo embauca para salir en busca de la Fuente de la Juventud a bordo del Queen Anne's Revenge, capitaneado por el temible Barbanegra, que además es el padre de la chica. No son los únicos en la carrera. El incansable Barbossa, sediento de venganza contra Barbanegra, está dispuesto a hacerles la vida imposible.

COMENTARIO

No se recuerda en el Festival de Cannes, donde tuvo lugar el preestreno mundial del cuarto episodio de 'Piratas del Caribe', un pinchazo tan sonado como el del pase para acreditados de este filme. No es este el lugar para reflexionar sobre qué pintaba la nueva producción de Jerry Bruckheimer en el certamen francés, pero sí para preguntarse hasta qué punto está agotado el interés cinematográfico de la franquicia comandada por el capitán Jack Sparrow.

'Piratas del Caribe: en mareas imposibles' apuesta por multiplicar los ganchos comerciales para asegurarse la buena respuesta de las taquillas. Sus responsables aprovechan el tirón de las películas anteriores para remozar la saga a base de añadirle unos efectos 3-D que no aportan ninguna cualidad extra a las aventuras del corsario que interpreta Johnny Depp. Y Rob Marshall, el firmante de las sobrevaloradas 'Chicago' y 'Nine', toma las riendas de la cuarta entrega para, como corresponde en una obra de productor como esta, resultar eficaz haciéndose notar lo menos posible.

Es el propio Sparrow el que muestra más síntomas de desgaste en la cuarta aventura filibustera. Aunque le proporcionen nuevos compañeros, novias y enemigos, el personaje parece cada vez más una parodia fumada de los piratas de toda la vida y no su simpática reactualización. Tampoco acaba de funcionar la tensión sexual con vis cómica incluida entre Sparrow y la Angelica a la que da rostro Penélope Cruz. Intuyéndolo, los responsables han añadido una historia de amor paralela, más romanticona y destinada al público adolescente, entre una sirena y un joven misionero.

Más abúlica que indignante, 'En mareas imposibles' ofrece sus mejores momentos en los guiños a los mitos clásicos. La remarcable secuencia del ataque de las sirenas marca el momento álgido del filme, mientras que Sparrow parece homenajear a Teseo en su actitud final hacia Angelica. La conclusión deja las puertas abiertas a un quinto episodio. Los productores de la tetralogía olvidan que Jack Sparrow no llega a beber de la fuente de la juventud eterna.

NUEVA TRIPULACIÓN

Las nuevas adquisiciones de 'Piratas del Caribe' han sido Penélope Cruz (Angelica), que prefirió este trabajo a rodar 'Melancholia' con Lars von Trier, y el brillante Ian McShane (Barbanegra), que saltó a la popularidad por su papel protagonista en la serie 'Deadwood', pero todavía está esperando un papel a la medida de su talento en el cine. Por parte española también aparecen Óscar Jaenada, en un visto y no visto, y Astrid Berges-Frisbey, la joven actriz catalano-francesa que se dio a conocer en nuestro país con 'Bruc' y aquí ejerce de sirena enamorada del joven sacerdote. No falta el cameo de Keith Richards, como padre de Jack Sparrow, así como otro inesperado de Judi Dench.