Miércoles, 16 de Enero de 2008

Londres califica de "inaceptable" la intimidación al personal del British Council

EFE ·16/01/2008 - 15:37h

EFE - Moscovistas pasan cerca de las oficinas del British Council en Moscú, Rusia, hoy miércoles 16 de enero. El vicepresidente de la Duma (Parlamento) rusa y diputado Liberal Democrático Vladimir Zhirinovsky dijo hoy durante la sesión parlamentaria que hay que detener las acciones ilegales del British Council, que ha abierto oficinas en San Petersburgo y Yekaterinburgo contra la ley rusa.

El Gobierno británico consideró hoy "completamente inaceptable" cualquier intento de intimidar al personal del British Council en Rusia, señaló hoy un portavoz oficial a raíz de la detención de un funcionario del Reino Unido.

Según ese organismo de promoción de la cultura británica, el director del British Council en San Petersburgo, Stephen Kinnock, fue seguido y detenido anoche por las autoridades rusas.

"El bienestar del personal -tanto británico como ruso- es nuestra principal preocupación", señaló un portavoz de Downing Street, residencia oficial del primer ministro británico, Gordon Brown.

Según la fuente, el Gobierno está investigando las circunstancias de lo ocurrido el martes en Rusia.

Por su parte, el ministro británico de Asuntos Exteriores, David Miliband, dijo hoy que el Gobierno hará saber al embajador ruso en Londres, Yuri Fedotov, de la preocupación del Reino Unido.

"El trabajo del British Council en Rusia es completamente legal en virtud de la legislación rusa e internacional, y creemos que es muy importante defender la integridad de nuestros funcionarios", subrayó el jefe de la diplomacia británica.

El British Council manifestó hoy su preocupación por la seguridad de su personal, después de que Stephen Kinnock (hijo del ex líder laborista británico Neil Kinnock) fuese seguido, detenido y liberado una hora después por las autoridades rusas.

Informó, además, de que varios empleados del British Council de nacionalidad rusa fueron interrogados por los servicios secretos rusos, el FSB, según la organización.

"Podemos confirmar que -agregó- nuestro personal de nacionalidad rusa, tanto en San Petersburgo como Yekaterimburgo fueron convocados ayer para ser interrogados por el FSB en sus instalaciones"

"Anoche recibieron visitas en sus hogares de funcionarios del Ministerio ruso de Interior y han sido convocados hoy para nuevos interrogatorios", subrayó la portavoz.

"Estamos profundamente preocupados por estos incidentes", hizo hincapié la fuente.

Las relaciones entre los dos países atraviesan por otro momento difícil después de que las autoridades de Rusia pidiesen el pasado diciembre el cierre de las filiales regionales del British Council, al que los rusos acusan de violar reglamentos fiscales del país.

El Reino Unido se ha negado a cerrarlas a partir del 1 de enero de 2008, como exigían los rusos.

Esta polémica es el último episodio de las tensas relaciones que Londres y Moscú mantienen desde el asesinato en 2006 del ex espía ruso Alexander Litvinenko, quien acusó al Kremlin de su muerte.

Las autoridades británicas han solicitado la extradición del también ex agente secreto, empresario y diputado Andréi Lugovói, principal sospechoso de la muerte de Litvinenko, envenenado con la sustancia radiactiva polonio 210 en Londres en noviembre de 2006.

Sin embargo, Moscú sostiene que su Constitución prohíbe la extradición de sus nacionales.