Jueves, 19 de Mayo de 2011

El más turco y el más alemán

El jugador turco Hamit Altintop, procedente del Bayern de Múnich, ficha por el Real Madrid por las cuatro próximas temporadas

LADISLAO J. MOÑINO ·19/05/2011 - 18:12h

Getty Images - Hamit ALtintop.

Si hay un partido que defina quién es Altintop (28 años), jugador del Real Madrid para las próximas cuatro temporadas, es la semifinal de la Eurocopa de 2008 entre Turquía y Alemania. O al menos, quién era, porque en los últimos años no ha jugado mucho en el Bayern entre lesiones y la presencia de Ribèry y Robben, que le han cerrado el paso.

En aquella semifinal disputada en Basilea, el seleccionador turco Terim, acuciado por las bajas, sacó a Altintop de la banda derecha, ahí lo quiere Mourinho, y lo alineó en el centro. Saint Jacobs Park asistió a un ejerció sublime de todocampismo. Lo mismo ayudaba en el inicio del juego que acudía al remate en la misma jugada. Hizo tantos kilómetros para atacar como para defender. Turquía perdió en un duelo memorable, pero ese partido (y el de la épica remontada ante Croacia) le valió a Altintop ser elegido entre los mejores jugadores de aquella Eurocopa. "Si le dan confianza, el Madrid se ha hecho con un jugador que puede ser decisivo por su capacidad para trabajar en los partidos. Es muy honesto y técnicamente es correcto", dice el exmadridista y exjugador del Bayern Breitner. Altintop es disciplinado tácticamente y muy ordenado para todo, su taquilla en el vestuario del Bayern era impecable. No desequilibra partidos, pero sí los combate y no tiene mal disparo lejano con la diestra.

El banda del Bayern es un multiusos de mucho recorrido y técnica aceptable

Mourinho ha fichado un multiusos incansable, un futbolista muy alemán, pese que juegue para Turquía. En esto último difiere de Özil. Tiene buena relación con el mediapunta, pero Altintop fue de los más duros cuando eligió jugar para Alemania. "La decisión de Özil ha tenido que ver más con el desarrollo de su carrera profesional que con los sentimientos", criticó por entonces al que ahora será su compañero. Cuando a él y a su hermano gemelo, que juega en el Fráncfort, les llegó la misma oferta que a Özil, su respuesta fue tajante: "No les hicimos ni caso". Cuando el también nuevo madridista Sahin fue convocado por primera vez con Turquía para jugar precisamente contra Alemania, Altintop ejerció de padrino en la concentración. También fue el que le felicitó con más efusión por su gol a Khan en ese mismo duelo.

Altintop no suele prodigarse mucho en los medios. Le puede su timidez por sus problemas de dicción cuando se pone nervioso; tartamudea. Huérfano de padre muy pronto, está muy apegado a su madre, que trabajó duramente como operaria en una fábrica de Gelsenkirchen para que sus dos hijos pudieran dedicarse al fútbol.