Jueves, 19 de Mayo de 2011

El yerno de los Tous disparó al presunto ladrón segundos después de acercarse

EFE ·19/05/2011 - 15:09h

EFE - El yerno y jefe de seguridad de los joyeros Tous, Lluís Corominas, acusado de matar a un presunto ladrón, en la silla de los acusados de la Audiencia de Barcelona. EFE/Archivo

El yerno de los Tous Lluís Corominas mató al presunto ladrón que intentaba asaltar la casa de sus suegros, como máximo, diez segundos después de acercarse a los asaltantes, según se desprende de un informe policial basado en las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad.

El agente de los Mossos d'Esquadra responsable de la investigación del homicidio y otros dos peritos especialistas en técnicas audiovisuales han expuesto hoy los resultados de dicho informe ante el jurado popular que juzga a Lluís Corominas.

La Fiscalía pide para Corominas 11 años de prisión por matar a un supuesto ladrón que había intentado robar en casa de sus suegros, en diciembre de 2006.

En respuesta a una pregunta del jurado popular que ha resultado clave, los mossos han admitido que es imposible saber en qué momento Lluís Corominas disparó contra los dos presuntos asaltantes, aunque de la grabación de una de las cámara de seguridad del chalé se desprende que los tiros se produjeron en un máximo de 10 segundos, desde el momento en que el acusado se situó al lado de los ladrones.

Las imágenes, que hoy se han proyectado en la sala de vistas, permiten apreciar también que los ladrones arrancaron el coche -que acabó calándose- cuando vieron que el yerno de los Tous avanzaba en su dirección con su Mercedes todoterreno.

De acuerdo con la cronología de los hechos expuesta hoy por los Mossos d'Esquadra, Lluís Corominas, tras llegar al chalé de sus suegros y pasearse a pie con la pistola en la mano, subió a su vehículo y avanzó con velocidad hacia el Renault Mégane donde estaban apostados los dos presuntos ladrones.

Corominas situó su coche en paralelo al de los asaltantes a las 19h.07.56. horas y, un segundo después, el Mégane arrancó y empezó a avanzar, aunque se detuvo inmediatamente, momento en que posiblemente el coche se habría calado, ya que en esa posición lo encontraron los Mossos d'Esquadra que acudieron a la escena del crimen a realizar la inspección ocular.

Entre las 19h.07.59 y las 19h.08.01, la grabación muestra cómo Corominas abre la puerta de su coche e intenta bajar del vehículo, tras lo que el todoterreno del acusado se mueve unos centímetros y vuelve a detenerse.

De acuerdo con el cronómetro de las cámaras de seguridad, a las 19.08.06 horas Corominas salió definitivamente del vehículo, pistola en mano, para encañonar al asaltante que sobrevivió a los disparos, al que mantuvo tendido en el suelo hasta la llegada de los Mossos d'Esquadra, aproximadamente un minuto después.

La hipótesis de la acusación es que Corominas habría disparado a los asaltantes en apenas cuatro segundos, desde que colocó el coche en paralelo a ellos, y que precisamente el vehículo se habría calado al ser alcanzado el conductor por el segundo de los disparos cuando intentaba arrancar el vehículo para emprender la huida.

Pese a la imposibilidad de saber con exactitud cuándo se produjo el disparo mortal, la secuencia filmada por la cámara de seguridad será una prueba clave que el jurado deberá tener en cuenta al valorar la versión esgrimida por Corominas.

El acusado explicó que intercambió unas palabras con los ladrones antes de tirotearlos y que les disparó, sin mirar adónde apuntaba, al temer por su vida, porque debido a los nervios interpretó que el asaltante realizaba un movimiento brusco con la mano porque estaba echando mano a una pistola.

Corominas alegó también ante el jurado que al acercarse al coche de los presuntos ladrones nunca imaginó que había alguien dentro del vehículo y que sólo pretendía abortar la huida de los dos asaltantes que se encontraban en el interior de la vivienda.

El informe audiovisual elaborado por los Mossos d'Esquadra permite seguir también el recorrido que efectuaron otros dos presuntos ladrones -uno de ellos con el rostro cubierto con un pasamontañas- en el interior de la finca de los Tous, durante unos doce minutos.

Los dos ladrones, que no han podido ser identificados en la investigación policial sobre el intento de asalto, se mueven con facilidad por el interior de la finca, jugando incluso con los perros de los Tous, y huyen en el preciso instante en que llega el coche de Lluís Corominas, según los Mossos, al ser avisados a través de los intercomunicadores por los asaltantes situados afuera y porque ellos mismos vieron las luces del coche del acusado.