Jueves, 19 de Mayo de 2011

PSOE y PP reivindican el valor del voto ante la fuerza de los indignados

Descolocados por la emergencia del movimiento ciudadano, los políticos de los dos principales partidos defienden su papel en el sistema democrático

PUBLICO.ES / AGENCIAS ·19/05/2011 - 14:18h

El movimiento de los indignados de Democracia Real Ya —también conocido como el movimiento 15-M— ha convulsionado lo que hasta el pasado domingo era una anodina campaña electoral. Los políticos, descolocados por la magnitud y la fortaleza de la protesta, no saben cómo afrontar esta situación inesperada: algunos, como Cayo Lara, apoyan a los indignados; otros, sobre todo desde el PSOE, se muestran comprensivos pero también reivindican el papel de la política y llaman a canalizar esa energía en las urnas; en el PP las críticas oscilan entre las más exarcebadas —caso del alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva o de Esperanza Aguirre— a las más livianas.

Como ya no se habla de otra cosa, políticos y candidatos se han sumado al coro de voces. Entre los primeros espadas, o al menos los más representativos, abrió el fuego María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP y candidata a la presidencia de Castilla-La Mancha. Cospedal cree que la gente es "muy libre" de expresarse "como le parezca bien" pero en seguida matiza que ella también tiene derecho a mostrar su "descontento", pero desde un plano "más institucional", en un clara reivindicación de la política tradicional.

"Mi objetivo es luchar contra esta situación que ha provocado este descontento, lo comparto con estas personas, pero no voy a apropiarme del mensaje de nadie, eso ya lo ha hecho el PSOE", dijo este jueves Cospedal.

Cospedal: "El sistema no falla, lo que falla es el paro"

Para el PP esta no es una protesta contra el sistema, sino contra el Gobierno. Así lo ha dicho Gallardón, alcalde de Madrid, y así lo ha dejado entrever la propia Cospedal: "No es lógico que la acusación del descontento sea contra todo el mundo y contra el sistema. El sistema no falla, lo que falla es el paro". De esta forma el PP quiere restar valor al movimiento y desactivar el peligro que advierten otros dirigentes del partido más volcados a la derecha: que detrás está la izquierda radical, ayudada por el PSOE, y que el objetivo es movilizar al voto más progresista. 

El voto es lo más importante para el PP. Mariano Rajoy, su presidente, aseguró este jueves que "la regla del juego de la democracia" consiste en "quitar a los Gobiernos que no están a la altura" con "el voto libre, valiente y decidido". Fue más lejos al asegurar que este tipo de manifestaciones "no pasaban cuando el PP estaba gobernando".

Rajoy asegura que cuando gobernaba el PP no había indignados

La presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, defiende asimismo lo que muchos llaman el sistema. "La democracia es probablemente el peor sistema, pero el mejor de los conocidos para derrocar a los Gobiernos que lo han hecho mal o muy mal, y para eso hay que ir a llenar la urna de votos". 

A su juicio, la "mejor manera que tenemos ahora" de acabar con el Gobierno central es "votar el día de las elecciones, llenar las urnas de votos", en lugar de poner "nombre y apellidos a la palabra democracia" porque eso significa para Aguirre "devaluarla".

Reacción en el PSOE

En el PSOE las posiciones son algo distintas, más comprensivas con los indignados. Pero también conviven varias visiones de una misma realidad. El candidato socialista a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez, expresó este jueves su cercanía al "movimiento 15-M", porque estos jóvenes "están indignados con los poderes económicos que han provocado esta crisis", aunque dijo no coincidir con ellos en el papel de la política.

"Lo que hacen estos jóvenes es demandar un futuro, y simpatizo con ellos porque están indignados con los poderes económicos que han provocado esta crisis. Hay una cosa en la que no coincido con ellos: en el papel de la política. La política es el instrumento de la mayoría. Si la política no gobierna lo va a hacer el poder económico, que son los antisistemas de verdad", indicó en declaraciones a Telemadrid.

En términos muy parecidos se ha expresado José Blanco, ministro de Fomento y vicesecretario del PSOE. Para Blanco existen "contradicciones" en las movilizaciones y ha avisado a los jóvenes del "error" que cometen al pensar que se puede cambiar desde fuera la política sin acudir a las urnas. "Con el voto se pueden cambiar muchas cosas", ha dicho Blanco en una entrevista en Telecinco.

Blanco: "Hay aspectos que siempre se pueden mejorar pero lo importante es saber que este sistema es el mejor"

"Se trata de hacer una reflexión de fondo, la democracia en España, después de 30 años fue la que pudo cambiar muchas cosas. Hay aspectos que siempre se pueden mejorar pero lo importante es saber que este sistema es el mejor". 

Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura y candidato del PSOE, se sale un poco del guión y ve "fantástico" lo que está ocurriendo. Pide que ningún partido se apodere de este movimiento y avisa que habrá que tenerlo en cuenta par el futuro.

La ministra de Sanidad, Leire Pajín, también ha opinado sobre la cuestión. "Cada vez que los jóvenes han salido a la calle han mejorado la política y por eso hay que escucharles".

Pajín ha indicado que los manifestantes merecen ser escuchados "ahora" y también "después de las elecciones", por lo que ha abogado por tener en cuenta estas protestas también después del 22 de mayo.

Noticias Relacionadas