Jueves, 19 de Mayo de 2011

Hemorragia hospitalaria

Un sobrecoste de 132 millones de euros en el futuro hospital de Burgos

ALICIA GUTIÉRREZ ·19/05/2011 - 08:20h

Juan Vicente Herrera, presidente de Castilla y León. EFE

No consta que Juan Vicente Herrera, presidente de Castilla y León y aspirante a la reelección por el PP, descienda de aquel otro Herrera que construyó El Escorial. Pero, desde luego, su proyecto sanitario estrella, el futuro hospital de Burgos, en algo se parece al palacio de Felipe II: ya lleva acumulado año y medio de retraso y un sobrecoste de 132 millones, lo que significa un incremento del 54,4% respecto al precio adjudicado. El hospital debía haberse inaugurado a finales de 2009.

La última vez que habló sobre el asunto, y eso fue en octubre de 2010, la Junta de Castilla y León estimó el desfase económico en 62,2 millones. Pero esa versión se ve desmentida por las cuentas de 2009 las últimas disponibles en el Registro Mercantil presentadas por Nuevo Hospital de Burgos SA, que construye el recinto. Según ese balance, lo que se cuantificó en 242,8 millones costará 375 millones. La oposición socialista ha preguntado, sin éxito, varias veces por el asunto.

Adjudicado en febrero de 2006 como la panacea sanitaria para Burgos (375.000 habitantes), el Gobierno de Herrera optó por lo que parecía una fórmula milagro. La construcción la pagaría la firma privada que ganase el concurso. A cambio, el adjudicatario explotaría el hospital 30 años y recibiría de la Junta 1.010 millones de euros, divididos en 30 anualidades.

Pero la pócima mágica tenía truco: porque el pliego de condiciones contenía una cláusula de salvaguarda de los intereses... empresariales. Si el proyecto de construcción se incrementaba "por nuevas necesidades o causas imprevistas", la empresa adjudicataria sería compensada, básicamente a través de las siguientes vías: mediante el alargamiento del plazo de concesión o con un incremento de las tarifas que sirven para determinar el canon anual.

Del 'caso Burgos' al hospital

La sociedad concesionaria, Nuevo Hospital de Burgos SA, ganó el concurso gracias, precisamente, a que el precio ofertado para levantar el edificio era menor que el planteado por otros aspirantes. Nuevo Hospital nació de la agrupación de varias empresas, entre ellas una de Antonio Miguel Méndez Pozo. Es decir, el empresario a quien el Supremo condenó a cárcel en 1993 por un grave episodio de corrupción ya para siempre conocido como el caso Burgos.

Según la memoria anual de Nuevo Hospital, en 2009 la Junta aprobó una modificación del proyecto cuyo contenido no detalla el documento mercantil. Herrera y su consejero de Sanidad, Javier Álvarez-Guisasola, han aludido vagamente a que la obra ha subido de precio porque el hospital será ahora universitario. Pero eso no justifica una diferencia de 132 millones. Público pidió el miércoles una explicación sobre las razones del sobrecoste y sobre cómo se compensará a la concesionaria. No hubo respuesta.

Noticias Relacionadas